Tribuna mini Saltar publicidad
Publicad autobus 800x800 file

Uno de los implicados en la persecución del taxi por Valladolid, en busca y captura

Imagen del lugar de los hechos. TRIBUNA

Así lo afirma uno de los testigos presenciales en el incidente que terminó en la calle Soto en la tarde del pasado viernes.

Poco antes de las 18:00 horas del pasado vienres, 11 de agosto, algunos vecinos de la calle Soto fueron testigos de un extraño suceso. Una persecución por Valladolid acabó con un BMW y un taxi parados en plena vía del barrio de La Rondilla.

 

Según informaron la Policía y testigos, el taxista perseguía al otro vehículo por una supuesta "deuda económica". Ante esa información, J.A.J, uno de los implicados en el suceso, se puso en contacto con este periódico para dar una visión diferente: "Fueron dos coches detrás del taxista y no paró; saltándose semáforos y señales de 'stop'. Por eso le hicieron las prueba de drogas y alcohol".

 

Y es que, según explica el joven, en la parte de atrás del taxi viajaba "un amigo" del conductor que está "en busca y captura" y tiene "cuatro denuncias por estafa" y "dos órdenes de alejamiento""Esa persona nos estafó 1.000 euros y tiene cinco órdenes de detención. Cuando el policía le agarró, salió corriendo, él ni se inmutó y tuvimos que hacer nosotros su trabajo, que fue correr detrás de él, pero era demasiado tarde", señala, por lo que finalmente acabó huyendo.

 

Y es que, tal y como apunta, la historia viene de lejos: "Se hizo pasar por una persona que vive en Madrid y que supuestamente tenía una casa de compra y venta de vehículos allí. Vio un anuncio en Valladolid en el cuál vendía un chaval vecino de Valladolid un Opel Astra. Este quedó con el chico para realizar la compra y lo que hizo fue un contrato de compra y venta y se supone que le hizo una transferencia. El otro chaval, ajeno a lo que se le avecinaba y con buena intención, le dio las llaves del coche junto con la documentación y fotocopias de su DNI. El dueño del coche fue al banco y la transferencia del dinero del acuerdo del vehículo no existía; no había ni un solo euro. Ese mismo día yo estaba buscando un vehículo, puse un anuncio en un portal de internet y esa persona contactó conmigo. Me dijo que tenía su coche y que le urgía mucho su venta porque necesitaba el dinero para pagar las medicinas de su hijo. Quedé con él, vi el coche lo probé y me gustó. El acuerdo era que le daría 1.000 euros en metálico y otros 2.000 al día siguiente para hacer los papeles del vehículo. Al día siguiente ya no dio señales de vida por ningún lado. Decidí investigar un poco y en un portal de internet de compra y venta de vehículos estaba anunciado el coche que compré. Cogí el número, llamé por teléfono y ¿qué sorpresa me llevé? ¡Era el dueño original! Me dijo que estaba en comisaría poniendo la denuncia por robo. Él no sabía que yo tenía el coche y cuando me contó lo que le había pasado ya le dije que el vehículo estaba en la puerta de mi casa. En ese momento vino la Policía, se lo llevó y puse la denuncia".

 

Pero, según el testimonio de J.A.J, a raíz de aquello decidió "indagar". "Localicé a su expareja, que resultó ser una buena amiga mia. Esa chica está atemorizada. Vive encerrada en su casa por miedo a esa persona", cuenta. Además, asegura que "la acosa telefónicamente y envía a taxistas a su casa con paquetes". "Es un sádico, un enfermo", afirma.

 

"La chica me contó que eso mismo que ha hecho aquí también lo hizo en Madrid. La última fue que en Medina del Campo acudió a una gasolinera, echó gasolina, entró dentro, la hizo una recarga telefónica a esta chica y se fue de la gasolinera sin pagar. Al día siguiente la llamó la Guardia Civil y decidió denunciarle", comenta.

 

La denuncia que la joven interpuso contra su expareja. TRIBUNA

 

"JAMÁS HA VIVIDO ATEMORIZADA"

 

Tras el testimonio de J.A.J contra el autor de los presuntos delitos anteriormente mencionados, la persona acusada de todo ello se puso en contacto con TRIBUNA para aclarar que la chica "jamás ha vivido atemorizada". "Tengo muchos testigos que han estado con nosotros. Mi propia casera me ha visto durmiendo y viviendo con ella", explica.

 

Aunque sí reconoce que "es verdad lo de la orden de alejamiento". "Tengo whatsapp, fotos y vídeos de los dos estos últimos días. Tuvimos una fuerte discusión y ahora la relación es positiva. Si está atemorizada, ¿de qué va a ir a vivir y a dormir conmigo?", comenta.

 

En cuanto a "los paquetes" que le enviaba a la joven, alega que lo hacía porque tenían otra opción. "Con la orden nos daban miedo de otra manera", apunta. Además, añade que "no eran paquetes, sino dinero". "Esos mismos taxistas luego nos han llevado juntos a casa a dormir y nos han recogido por la mañana. Que dejen de decir sandeces y tonterías. No entiendo que no sale de casa. Sale todos los días", sentencia.

Noticias relacionadas