UNIVERSIJAZZ COHEN

Si se puede calibrar la calidad de un músico por la banda que le acompaña, la de Avishai Cohen no es extraordinaria. El jazz es una veta sin fin porque cada momento es diferente. Para convertir en grande el material que maneja el Jazz hay que dedicarle mucho tiempo compartiéndolo, conversando, probando…

El caso es que el Avishai Cohen´s Big Vicius comenzó la noche practicando un jazz antiguo. Un jazz que te remitía a la música que tocó Miles Davis en la película Ascensor para el cadalso, sin embargo, la alegría duró lo que un caramelo a la puerta de un colegio.

 

La imagen de Cohen, - de negro riguroso, con sombrero, zapatillas de deporte blanco y barba de rabino- amarrado a su trompeta representaba la perfecta imagen. Los primeros veinticinco minutos invitaban a arrinconar los problemas cotidianos, la vida colectiva y pulsar el botón de la imaginación.

 

Le acompañan a Cohen dos baterías y dos guitarras eléctricas. Por cierto, que mal vestidos iban los guitarristas. Es verdad que cuando sonaba la trompeta de Cohen aquello olía a jazz de siempre, del bueno, del que gustar escuchar. Pero, ay, cuando se empeñaba en realizar sonidos extraños de manera electrónica y los baterías y los guitarristas campaban a sus anchas, tenías la sensación de estar en un concierto de AC&DC y claro, el personal miraba el reloj y el wasap por inercia.

 

A medida que Cohen se quitaba el sombrero y la chaqueta, su música se fue evaporando como un azucarillo. No sé, sería casualidad. Me consta que Cohen es un hombre fantástico y muy reservado. Me dicen que para algunos es un auténtico visionario y que no toda la música que toca lo hace por instinto. Pero eché en falta, sobre todo, un buen batería y un bajo de esos que con su presencia llena el escenario. Menos mal que viene Paquito D’Ribera para poner las cosas en su sitio.

 

El capital social que tiene el Universijazz es un tesoro que hay que cuidar. El cartel de no hay billetes exige a los programadores ciertas obligaciones a tener en cuenta. El público (el capital social) sabe y entiende y tiene que exigir que el cartel tenga mucho nivel, ya va cumplir la mayoría de edad y eso se tiene que notar.

 

Postdata. El Director artístico del Universijazz, José Luis Gutiérrez, cada vez está más Mediaset- tizado, seguro que Paolo Vasile le sigue la pista. En la inauguración, lo normal, es presentar el cartel y todo eso. Pues no, él sabrá.

Noticias relacionadas