Unas 4.000 personas exigen igualdad en la huelga estudiantil del 8M en Valladolid
Cyl dots mini

Unas 4.000 personas exigen igualdad en la huelga estudiantil del 8M en Valladolid

La marcha ha partido a las 12:00 horas de Fuente Dorada y ha terminado en Portugalete con la lectura del manifiesto. 

Calles abarrotadas, carteles al aire y un halo morado que se esparce entre todos los participantes que han querido unirse a la huelga estudiantil. El 8M, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, ya es un fecha marcada en violeta en todos los calendarios de las ciudades españolas y Valladolid no iba a ser menos.

 

"La calle es mía, de noche y de día", y sí, hoy la calle es suya. Desde las 12:00 horas las mujeres vallisoletanas se han puesto hombro con hombro para protestar contra el "patriarcado". La manifestación dio su primer paso en Fuente Dorada. Sin ningún tipo de miedo, con paso firme y gargantas vibrantes para que ningún rincón de la ciudad olvidara por qué se reivindican hoy las mujeres.

 

Los cánticos, al ritmo que la percusión tamboril adorna la melodía, son de lo más variopintos; desde "estamos hasta las tetas de hacer croquetas", hasta "un bote, dos botes, machista el que no bote", pasando por los clásicos "la talla 38 me aprieta el chocho" o "machista muerto abono para mi huerto".

 

"Luego diréis que somos 5 o 6", se quejaban las 4.000 mil mujeres, y también hombres, que han asistido a la marcha, según fuentes de la Policía Nacional. La manifestación continuaba con sus particulares tintes políticos: pendones estrellados de Castilla al aire y banderas comunistas no fallaban a la cita. Las manifestantes también han mostrado su disconformidad por las mujeres que no podían acudir a la huelga: “no estamos todas, faltan las presas”, gritaban entre la multitud muchas de ellas.

 

Los carteles son otro emblema de las huelgas. Reivindicar no implica no tener originalidad, y es por eso que las vallisoletanas, lúcidas, han llenado sus cartones viejos en citas imperantes. Sin demasiado esfuerzo, por el tamaño de los mismos, se pueden leer frases como "Polla violadora, a la licuadora", "No somos histéricas, somos históricas", "Ni brecha craneal, ni brecha salarial" o “Intentaron enterrarnos, pero no sabían que éramos semillas”. Asimismo, las arengas de las feministas pedían el fin del capitalismo, la puesta a cero de la brecha salarial, la certeza de que van a llegar a casa “sanas y borrachas”, y el cese de las muertes por violencia machista.  

 

El pasacalle finaliza en Portugalete, con la lectura, por parte de la Asamblea 8M de Valladolid,  del manifiesto estudiantil con múltiples propuestas reivindicativas ante la ovación de los asistentes. Exigen la derogación de la Ley de Extranjería y el cierre de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIES). Exigen el apoyo al consumo responsable, sostenible y local en detrimento de las multinacionales neocolonialistas. Exigen la derogación de la Reformas Laborales. Exigen una jornada laboral completa de 35 horas. Exigen un convenio justo para las trabajadoras del hogar y cuidadoras de personas dependientes. Exigen el reparto justo de las tareas del hogar y los cuidados, así como que sea remunerado. Exigen la conciliación laboral-familiar real. Exigen la derogación del Plan Bolonia y de la LOMCE. Exigen la creación de una asignatura afectivo sexual y aplicación real de un protocolo contra las violencias sexistas, racistas y LGTBI fóbicas. Exigen la defensa de las doce reivindicaciones de las huelgas de hambre de las presas en lucha.

 

Pese a los cánticos integradores y a favor de la igualdad, no todas las mujeres son bien recibidas en la manifestación. En concreto, las estudiantes asamblearias han querido mostrar su repugna por “las policías, las carceleras, las empresarias explotadoras o esas políticas que solo van a hacerse la foto”.

 

CARGAS POLICIALES

 

Las portavoces de la Asamblea han alabado la respuesta en la calle frente a "cargas policiales" y respuestas "muy desproporcionadas" que han criticado y que han asegurado que han protagonizado tanto Policía Nacional como Local en lugares como el servicio de limpieza, Renault o la confluencia de la Avenida de Zamora con la carretera de Madrid, según informa Europa Press.

 

A este respecto, consideran que se han producido "abusos" y una "vulneración flagrante" del derecho a la huelga y se repite así lo que pasó en 2018, que "a todo el mundo se le llena la boca con la palabra huelga el 8 de marzo, pero ignorando lo que significa la huelga", cuando tienen derecho a informar de que lo que hay una "es una huelga laboral".

 

Las portavoces han aclarado que la huelga, además del laboral, tiene otros tres ejes como el estudiantil, de consumo y de cuidados.

REPORTAJE GRÁFICO: SERGIO SANZ
Ver album

Noticias relacionadas