Una vallisoletana trabaja en el equipo de Oxford que avanza hacia la vacuna contra el COVID: “Se suministrará a principios de 2021”

Virginia Yañez, la vallisoletana que ayuda a desarrollar la vacuna contra el Covid-19 en Oxford.

Virginia Yáñez pertenece al Departamento de Investigación Médica, en el Área de Contratos y Estudios Clínicos de la Universidad que busca la solución contra el Coronavirus.

Vallisoletana orgullosa y filóloga inglesa. Trabajadora en la Universidad de Oxford en el Departamento de Investigación Médica, en el Área de Contratos y Estudios Clínicos. Y quizá dentro de unos meses, pequeño granito de arena dentro de un descubrimiento fundamental para la sociedad mundial actual como es una de las vacunas que planten cara al coronavirus. Virginia Yáñez, veinte años después de su mudanza a la ciudad inglesa, vive hoy de cerca cómo es una investigación tan trascendental que copa la atención de todo el mundo.

 

“En mi departamento nos dedicamos a medicina genética, es el más grande de investigación que existe en Oxford”, comienza explicando Yáñez. “Nosotros somos la parte administrativa dentro de la investigación médica. No salimos en los periódicos pero somos los que movemos absolutamente todo”, sonríe. Dicho de otra forma, realiza una labor prácticamente tan fundamental como es la de investigación en sí; los procesos químicos de las vacunas, asegurar que estos se realizan correctamente y los diferentes contratos de todo tipo.

 

Son muchas las vacunas que se están investigando a nivel mundial. ¿Quién no recuerda a Putin hace apenas unos días asegurando que Rusia ya tenía la suya? Una verdad a medias, ya que esta no había cumplido todavía las tres fases de seguridad que debe pasar una solución de este tipo. Es decir, que se encuentra todavía en proceso… como la de Oxford.

 

“Los últimos estudios de la Universidad hablan de tenerla para noviembre, aunque luego tenga que pasar el ‘aproval’, el aprobado de diferentes organismos independientes. Pero en noviembre deberían salir los resultados y que sean bastante positivos”, incide la filóloga, quien apunta a que esta debería estar para 2021 seguro, y en los primeros meses si todo sale como debe.

 

ILUSIÓN MÉDICA

 

“Es bonito vivir una investigación así y ver que todos los equipos están súper emocionados”, prosigue. “Hay gente que trabaja entre doce y catorce horas al día aquí, y todo ello de manera voluntaria, ni mucho menos se les obliga. Y esto es porque están ilusionados con el proyecto y son conscientes de la importancia que tiene. Piensan que están haciendo un bien a la humanidad y están entregados al 100% con esto”.

 

Tanta gente hay implicada en el proyecto de la vacuna en Oxford que Virginia no se atreve a decir un número concreto de gente que está trabajando en ello. “Es que habría que contar incluso a todos los voluntarios a día de hoy vacunados…”, hace ver. Solo en Reino Unido ya hay 5.000 personas que están en pruebas.

 

“Lo que iba a ser al principio solo de Oxford se ha extendido a Escocia, Gales, Sudáfrica, Brasil, Estados Unidos e India. No se hace un estudio clínico de tal magnitud si no se está seguro de que va a funcionar. Yo personalmente creo que sí va a funcionar, desde luego”.

 

Lo que está claro, a ojos de la vallisoletana, es que “mucha gente” de Oxford “tiene ilusión con que sea la vacuna que va a funcionar”. “Aunque también hay mucha confianza en que no sea la única. La idea es que todas ellas sean compatibles, por eso hay gobiernos que han comprado varias diferentes, antes incluso de que estas hayan terminado de desarrollarse”.

 

CONFIANZA CIEGA

 

Tan confiada está Yáñez y su familia respecto a la vacuna que incluso su marido, Alan Shouls, motivo por el que terminó cambiando Valladolid por Oxford, es una de estas 5.000 personas de Reino Unido que se han ofrecido voluntarias para las pruebas.

 

“Ahora mismo él es de los que se encuentra en fase 3, le vacunaron por primera vez el 30 de mayo. La fase 1 es la de comprobación de seguridad, la 2 para ver cómo funciona y la 3 para comprobar su eficacia total. Lo que no podemos saber ahora mismo es si se le suministró la vacuna real o el placebo, porque estos estudios se hacen así para que la gente voluntaria no se sugestione”, expone Virginia, antes de sus conclusiones respecto a la vacuna.

 

“Yo lo último que sé es que en noviembre saldrán los resultados de la vacuna en fase 3. Cuando estos salgan deben aprobarse a niveles independientes, algo que puede llevar meses. Desde luego no se va a lanzar sin saber que es algo seguro”, afirma con seguridad. “La única premisa que ha pedido Oxford con su investigación es que nadie se pueda beneficiar de la vacuna, por eso debería valer cada una entre dos y tres euros. Para el año que viene debería estar seguro si todo funciona como debe. Yo creo que sí”, cierra, optimista esta vallisoletana que habita en el epicentro del interés mundial.