Una sólida defensa da el triunfo al BSR Valladolid (70-76)

Un momento del partido del BSR Valladolid. TRIBUNA

Los vallisoletanos se complicaron la vida ante un rival que según su clasificación debería haber sido más fácil, pero terminaron por llevarse la victoria.

El BSR Valladolid se complicó mucho la vida ante un rival, a priori, asequible, como el Clínicas Rincón Amivel, si bien logró reaccionar a tiempo y, con la visión de juego del capitán, José Luis Robles, una buena defensa y la actuación global y ordenada de sus jugadores, pudo llevarse una nueva victoria -la cuarta- en la fase por el título, en la que están demostrando su progresión como equipo.

 

En el primer cuarto, los vallisoletanos salieron dispuestos a cerrar el partido cuanto antes, y
establecieron un parcial de 0-5, pero Romero no permitió que las diferencias fueran a más y recortó diferencias (4-5). Sin embargo, el BSR Valladolid se mostró más serio en defensa y más coordinado en el plano ofensivo, lo que les permitió llegar al final de los diez minutos iniciales con una ventaja de siete puntos (11-18).

 

El segundo cuarto comenzó siguiendo el mismo patrón, con un equipo visitante más intenso en defensa que, sin embargo, realizó demasiadas concesiones, lo que aprovecharon los malagueños para mantenerse cerca en el electrónico, merced al tridente formado por Calderón, Romero y Mora, muy acertados bajo el aro. A pesar de ello, el cuadro dirigido por José Antonio de Castro no perdió la concentración y conservó el control del juego, con un gran Jasso en la pintura, bien secundado por Prieto y Dor Onn. Al descanso, el resultado era de 27-33. Solo seis puntos a favor del BSR Valladolid.

 

Tras la reanudación, el cuadro morado quiso reivindicarse y, con una buena salida, aumentó las diferencias hasta alcanzar los nueve puntos (30-39), que el técnico local trató de frenar con un tiempo muerto y, si bien los andaluces se mostraron más intensos en defensa, no pudieron frenar el empuje de los jugadores del BSR Valladolid que, bien liderados por Robles, y con la aportación de todos sus efectivos, lograron finalizar el tercer cuarto con diez puntos de renta (43-53).

 

Parecía que los vallisoletanos lo tenían todo hecho para sumar el triunfo, pero los malagueños no tiraron la toalla y, tras un tiempo muerto de Aguilar con el 45-56 en el marcador, de la mano de Romero, Mora y Ocasio, fueron recortando las diferencias hasta situarse a tan solo dos puntos (61-63), a falta de dos minutos para el final.

 

Entonces surgió la templanza de Robles al frente del equipo y una impecable labor colectiva, con la que se suplió la ausencia de Jasso -eliminado por cinco faltas personales- que terminó de desarbolar al Clínicas Rincón y dejar el resultado en el definitivo 70-76, lo que permite al BSR Valladolid seguir soñando con alcanzar cotas más ambiciosas en liga y, además le da confianza, seguridad y una valiosa experiencia para gestionar situaciones complicadas en los finales de partido.