Una Seminci de “supervivencia”
Cyl dots mini

Una Seminci de “supervivencia”

El director del jurado y el de la Seminci. ICAL

Tras la lectura del palmarés, los premiados presentes en Valladolid y algunos de forma virtual agradecieron los trofeos en una fugaz sucesión de intervenciones recogidas por la Agencia Ical.

El presidente del Jurado Internacional de la 65 Seminci, Peter Beale, explicó hoy tras la lectura del palmarés que habían tenido ante sí una tarea “muy difícil” para elegir las mejores películas de la edición, donde “muchas” de las películas que han tenido que juzgar “tenían una fuerte carga política” y en la mayoría de ellas aparecía un tema común tristemente “muy vigente en la actualidad: las dificultades de la supervivencia”. 

 

“Cuando me invitaron a participar como jurado mis amigos me dijeron: ‘Estas loco, yendo a un sitio con mucha incidencia de la pandemia, ni siquiera entendemos por qué están celebrando el festival en medio de esta situación’. Kennedy, poco antes de ser asesinado, dijo que son los artistas quienes tienen las nuevas ideas que hacen que el mundo progrese, y si son líderes tenemos que ayudarles. Festivales como este son muy importantes para darles a los artistas la oportunidad de expresar sus ideas. No todas serán buenas, pero esta semana hemos visto aquí varias películas con ideas importantes”, relató.

 

En una edición que, por primera vez en la historia del certamen, premia a tres mujeres cineastas en sus tres principales secciones (Likli Horvát, Farnoosh Samadi y Juliana Fanjul), desfilaron por el Salón de los Espejos los autores premiados en el palmarés que siguen presentes en Valladolid, como los hermanos Nasser, galardonados con la Espiga de Plata y el premio al mejor guion por ‘Gaza mon amor’, galardones que dedicaron “a todos los palestinos que siguen buscando la esperanza de vivir”. 

 

Desde su casa en Hungría se conectó Horvát, la gran ganadora, que recalcó que estos reconocimientos suponen para ella “un honor increíble”. La directora recordó que cinco años atrás ya presentó en Valladolid ‘The Wednesday Child’, su primer largometraje, ay apuntó que los tres premios cosechados ahora con ‘Preparativos para estar juntos un periodo de tiempo desconocido’ van “mucho más allá” de sus expectativas”. Además, tuvo palabras de agradecimiento para Natasa Stork, con quien ha compartido “un viaje increíblemente inspirador” durante el rodaje, mientras que la propia actriz aseguró desde su domicilio sentirse “bendecida” por el galardón y “muy feliz”.

 

Aurel agradeció en persona el premio al mejor director por ‘Josep’, que le hace sentirse “muy orgulloso”, ya que es una forma de reconocer “elecciones artísticas muy particulares” que tuvo que adoptar durante el rodaje, y explicó que el premio le permite “celebrar” algo de lo que disfruta mucho, “la conjunción” de sus dibujos con el sonido y la música. Ese galardón fue compartido ex aequo con el eslovaco Ivan Ostrochovsky, que a través de Zoom señaló lacónico: “estoy muy feliz y os deseo buena suerte para todos”.

 

Fernando Pomares, ganador de la Espiga de Oro al mejor cortometraje y del EFA Short Film Nominee Valladolid 2020 por ‘El màrtir’, confesó sentir una “alegría máxima” por los galardones en un festival que “siempre” ha querido. Formar parte de la tremenda nómina de directores premiados en Valladolid a los que admiro es un orgullo”. Además, agradeció a la organización el “esfuerzo” por celebrar una edición presencial, ya que “pese a las oportunidades que brindan las plataformas, si no hay encuentro físico con el público no es lo mismo”.

 

Por su parte, el equipo de ‘Tierra de leche y miel’, ganadora en DOC. España, se mostró “tremendamente feliz de que por fin la película se haya encontrado con el público”, mientras que Mario Lumbreras y Laura Brasero, ganadores del premio al mejor cortometraje en Tiempo de Historia por ’57 días’, agradecieron el apoyo de los productores Hernán Zin y Nerea Barros por “creer en un proyecto tan chiquitito y ambicioso”, que busca “concienciar de que las cifras que salen cada día en el telediario tienen familias detrás que lo están pasando muy mal”. “El corto cuenta la historia de una familia, de mi padre, que fue de los primeros afectados por el COVID en España. Simplemente queríamos venir a contagiar un poco de ganas de luchar a todos, gracias por la oportunidad y el reconocimiento”, añadió Lumbreras. 

 

Óscar Bernàcer, director de ‘Stanbrook’, premiada en La Noche del Corto Español, dio las gracias “al festival, al jurado y al equipo de la película, que se ha dejado la piel para hacer esta pequeña obra, y a todas las personas y asociaciones que trabajan día a día para dignificar la memoria colectiva de este país”. 

 

Por su parte, Alejandor Telémaco Tarraf, director de ‘Piedra sola’, mención especial en Punto de Encuentro, dio las gracias a Seminci, “un festival espectacular”, “por apoyar al cine libre y radical de autor”. Y el vallisoletano Alejandro Renedo, ganador de Castilla y León en Corto por ‘De perfil’, aseguró que lleva “desde pequeño” asistiendo como público a la Seminci, un festival que “busca colocar en el centro el cine del margen”, algo que consideró “fundamental”. 

 

Ya desde sus domicilios, Juliana Fanjul, Primer Premio de Tiempo de Historia por ‘Silencio Radio’, aseguró que el galardón la “llena de esperanza” para continuar con su labor “en estos tiempos tan complacidos para el cine y para la vida”. Mientras que Farnoosh Samadi, mejor película de Punto de Encuentro por ‘La regla de los 180 grados’, recalcó que le hubiera encantado estar en Valladolid, donde ha estado en múltiples ocasiones y se lo pasó “fenomenal”. “Estoy muy agradecida al festival y a toda la gente de Valladolid. Mi gran deseo es el próximo año estar ahí de nuevo con otra película. Ojalá Dios lo quiera”.