Una segunda oportunidad laboral a los 60
Tribuna mini Saltar publicidad
Banner va ciudad pro%cc%81xima 800x800 tribuna file
Cyl dots mini

Una segunda oportunidad laboral a los 60

Miguel Ángel Cuéllar, en su negocio

El programa CVE Traspasa permite a Miguel Ángel Cuéllar, despedido de su empresa, iniciar un negocio de venta de vinos en Peñafiel, que su anterior propietario había cerrado por jubilación.

Miguel Ángel Cuéllar, 56 años y en paro. Después de dedicar su vida laboral durante 42 largos años como comercial de regalo de empresa, de la noche a la mañana fue despedido tras el cierre del negocio: “30.000 euros y para mi casita”, resume. La situación de desempleo se alargó cerca de dos años. “Echaba currículos en todos los sitios, e incluso intenté hacer cursillos para formarme, no me llamaba nadie. Estaba desesperado”.

 

Pero el programa CVE Traspasa, de la Confederación Vallisoletana de Empresarios, le dio una nueva oportunidad: la de reintegrarse laboralmente, esta vez como emprendedor. “Navegando por Internet descubrí CVE Traspasa. Estuve viendo diversas opciones y encontré una tienda de vinos de la Ribera del Duero y de otros productos delicatesen. No me lo pensé dos veces”, asegura.

 

Aunque no tenía experiencia en el sector de vino, aprovechó sus condiciones como comercial para aprovecharse de un negocio que permanecía cerrado por la jubilación de su anterior propietario. “En la CVE me hicieron un estudio de viabilidad, solicité un crédito al ICO y comencé a funcionar”, relata quien a punto de cumplir los 60 años tuvo que buscarse los garbanzos como emprendedor.

 

“No tenía ni idea del sector, pero Luis –el antiguo propietario- me ayudó mucho. Me presentó a los bodegueros y me fue guiando un poco. Luego a base de insistir, de mucho trabajo e ilusión, he ido sacando el proyecto poco a poco. Es algo que me da para ir tirando al menos hasta que me jubile”, cuenta Miguel Ángel.

 

Así el Palacio del Vino de la Ribera del Duero, ubicado en el número 2 de la plaza de los Comuneros, en Peñafiel, volvió a reabrir sus puertas cumpliendo el doble objetivo que persigue el Plan CVE Traspasa: por una parte no se ponía fin a un negocio viable y un emprendedor sin trabajo podía rehacer su vida laboral. “La verdad es que en la Confederación Vallisoletana de Empresarios me trataron muy bien y me guiaron en todo momento”.

 

Esa decisión cambió radicalmente la vida de Miguel Ángel Cuéllar, que a sus casi sesenta años vive una segunda oportunidad laboral.