Cyl dots mini

Una Rozalén reivindicativa y muy cercana inunda los corazones de los vallisoletanos con su voz en la Plaza Mayor

Las canciones, con mensajes claros contra el cáncer y feministas, han hecho sentir y emocionarse a todos sus fans.

Eran las 22.15 de la noche del martes cuando los fuegos artificiales iluminaban la ciudad. Tan solo veinte minutos después Rozalén aparecía sobre el escenario junto a una intérprete de signos que le acompañó durante todo su debut. Unos problemas técnicos hicieron que la actuación se retrasara alrededor de cinco minutos. Algo que compensaría la cantante a mitad del concierto, con la canción ‘La llorona’ tocada por ella misma con su guitarra.

 

Tras alguna explicación al público por los fallos de sonido, María Rozalén comenzó a cantar ‘La puerta violeta’, con un claro mensaje feminista al que posteriormente hizo alusión. La cantante quiso comenzar fuerte la noche y decidió dar paso a ‘Vivir’, tema compuesto en contra del cáncer.

 

La artista confesó su amor por la ciudad, de la que dijo que cuando viene se siente “como en casa”. Explicó que su primera vez en Valladolid tocó en el Café Teatro, donde se sintió muy querida.

 

La noche continuó con una Rozalén llena de pasión y sin miedo a hablar de los momentos vividos en su familia. ‘Justo’, una canción dedicada a su tío abuelo desaparecido en la Guerra Civil y así se lo hizo saber al público.

 

Quiso continuar halagando a las mujeres, con ‘Las hadas existen’, y el amor de sus padres, con ‘Amor Prohibido’. Además, la cantante hizo referencia a su último disco y como fue compuesto. Una frase para empezar una conversación con Kevin Johansen fue el inicio de su canción ‘Antes de verte’.

 

Con mucho ritmo y arte, la artista hizo bailar y disfrutar a todos y cada uno de los presentes en la Plaza Mayor de Valladolid. Eran alrededor de las 00.35 horas cuando Rozalén puso fin a su concierto con ‘Girasoles’.

Noticias relacionadas