Una protectora de Medina del Campo pide acoger vacas abandonadas que un juzgado de Ciudad Real autoriza sacrificar

Imagen de archivo

Otras asociaciones también han solicitado acoger a medio centenar de vacas que fueron abandonadas en el municipio ciudarrealeño de Navalpino

Varias asociaciones protectoras de animales, entre ellas Scooby de Medina del Campo (Valladolid), han solicitado acoger a medio centenar de vacas que fueron abandonadas en el municipio ciudarrealeño de Navalpino y que ahora el Juzgado de Primera Instancia número 1 de Ciudad Real ha autorizado sacrificar.

 

Según ha afirmado la asociación Pro Animal Castilla-La Mancha estas vacas, que fueron abandonadas por su dueño en una granja de Navalpino (Ciudad Real), vuelven así "a ser víctimas de una administración insensible", en referencia a la Junta, y de la "colaboración necesaria" del juez.

 

Pro Animal ha recordado, en un comunicado recogido por Europa Press, que estas vacas "primero fueron maltratadas y abandonadas por el titular de la explotación". La Guardia Civil halló diez cadáveres en avanzado estado de descomposición y el resto en un avanzado estado de caquexia por falta de alimentación y de agua.

 

"La Consejería de Agricultura, Medio ambiente y Desarrollo Rural de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha va a matar a las 50 vacas de Navalpino porque no quiere gastar dinero en darles de comer y hacer el saneamiento obligatorio, que le correspondía a esta Administración", ha apuntado la asociación.

 

Asimismo, ha precisado que ellos y las asociaciones Santuario Compasión Animal, de la Comunidad Valenciana; Asociación Vacaloura Santuario Animal, de Galicia; Frente L.A. Santuario Animal, de Galicia; Fundación Santuario Gaia, de Cataluña, y Protectora y Santuario Scooby, de Castilla y León, "han hecho todo lo que han podido para que les entregaran a las vacas y que pudieran vivir".

 

En este sentido, ha lamentado que a estos santuarios "que no reciben ningún dinero público y que están dispuestos a proteger y cuidar a estas vacas maltratadas de forma altruista" se les "han puesto todas las trabas administrativas posibles para que puedan acogerlas", a lo que ha agregado que su propia asociación ha sufrido "todos los impedimentos posibles por parte de la Junta de Castilla-La Mancha y del propio Juzgado".

 

"Todo ello, a pesar del pacto mantenido, el día 10 de abril de 2019, entre Consejería de Agricultura y Pro Animal, donde se acordó que esta asociación fuese nombrada depositaria de la explotación, estando condicionada a los resultados de la calificación sanitaria (deber incumplido por la JCCM, ya que nunca lo efectuó), para el traslado a los santuarios de sus respectivas comunidades autónomas", ha recordado.

 

Pro Animal Castilla-La Mancha ha considerado que "tanto al Juzgado como a la Administración le estorban las vacas de Navalpino" y ha incidido en que "con su muerte se desentienden del problema, un problema que no es la primera vez que se da y que volverá a darse cada vez que un ganadero decida que no quiere seguir encargándose de su explotación o deje morir a sus animales por falta de recursos o pura crueldad".

 

"Estas situaciones de abandono y maltrato existen y cerrar los ojos a ello no va a evitar que siga ocurriendo. Las administraciones competentes en materia de protección animal no están ni se las espera para solucionar este problema, pues les resulta más fácil sacrificar a los animales que han sido abandonados o maltratados y mirar para otro lado. Son las mismas administraciones y autoridades a los que se les llena la boca cuando hablan de medidas de bienestar animal", ha concluido la asociación.