Una pésima defensa lastra al BSR Valladolid

Lalo Prieto, en el partido contra Gran Canaria

El Fundación Grupo Norte cayó por 81-69 ante el Gran Canaria.

BSR ACE GRAN CANARIA: Hernández (0), Nortje (18), Arambula (20), Sánchez (11), Dohnt (4) –cinco inicial- Op Den Orth (10), Vega (0), Essahiri (4) y González (14).

BSR Valladolid: Pérez (0), Prieto (8), Hadiazhar (29), Ruggeri (9), Isa López (6) –cinco inicial- Robles (2), Alonso (15) y Lavandeira (0).

PARCIALES: 1º Cuarto: 21-15 / 2º Cuarto: 22-18 / 3º Cuarto: 18-21 / 4º Cuarto: 20-15

ÁRBITROS: Ranera, Celaya y Vega. Expulsaron a Ruggeri, del Fundación Grupo Norte, y Sánchez, del Gran Canaria.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la tercera jornada de División de Honor, disputado en el Polideportivo Ciudad Deportiva de Gran Canaria, Las Palmas de Gran Canaria.

La pésima defensa realizada por el BSR Valladolid lastró su juego, y dio toda la ventaja a un Gran Canaria que aprovechó los numerosos errores cometidos por el equipo vallisoletano para controlar el marcador, sobre todo en la primera mitad, y para rematar a un rival que había conseguido presionar con su mejoría en el tercer cuarto, pero que no pudo culminar la remontada.

 

El cuadro insular salió con mucha más intensidad pero, sobre todo, mucho más concentrado y serio, mientras que a los de José Antonio de Castro les costaba entrar en el partido y mostraron una débil defensa que, añadida a la falta de continuidad y a los fallos de organización, permitió al Gran Canaria dominar el primer cuarto con relativa comodidad (21-15).

 

El segundo cuarto comenzó siguiendo el mismo patrón, con un Gran Canaria que fue adquiriendo confianza, y que hizo valer el tiro exterior y la calidad de jugadores como Claudio González, Arambula y Nortje, quienes supieron sacar petróleo de cada error cometido por el equipo visitante, para ampliar su renta hasta los diez puntos (43-33), antes del descanso.

 

Tras la reanudación, el Fundación Grupo Norte se puso las pilas, mejoró notablemente las prestaciones defensivas, y comenzó a hilar buenas jugadas, pero en ningún momento creó una presión regular sobre el rival, ya que éste supo mantener su línea de acierto y finalizar el tercer cuarto con siete puntos de más en su casillero (61-54).

 

Ese arreón del tercer cuarto dio esperanzas a los vallisoletanos, que llegaron a situarse a tan solo cuatro puntos (69-65), a falta de cinco minutos para el final, pero, de nuevo, la falta de concentración, que se tradujo en pérdidas de balón, en malas decisiones de tiro y en una menor intensidad en ataque, terminó de dar el control al Gran Canaria, que puso tierra de por medio hasta alcanzar los doce puntos de renta (81-69), con los que finalizó el encuentro.