Una Navidad diferente en Valladolid, pero siempre con belenes
Cyl dots mini

Una Navidad diferente en Valladolid, pero siempre con belenes

Belén

Pese a la situación actual, las tres asociaciones belenistas que existen en Valladolid trabajan para mantener la ilusión de una tradición centenaria y ofrecer “entretenimiento” y “consuelo” a las familias

La próxima Navidad será diferente. Es un mantra que se repite en todas partes desde hace semanas y que va calando en el pensamiento colectivo. Mientras Gobierno central y administraciones autonómicas trabajan para concretar las restricciones de movimientos y de reunión que se impondrán en todo el país, una cosa está clara, la llama de la tradición belenística, tan presente en Valladolid desde hace décadas, seguirá viva pese a las dificultades, con el afán de ofrecer algo de “entretenimiento” y “consuelo” a los visitantes de los belenes, en palabras de Félix Carmelo García, presidente de la Asociación Belenista de Valladolid.

 

Desde hace meses, el trabajo es intenso en las tres asociaciones belenístas activas en la ciudad, que se reparten de forma rotatoria cada año la organización del belén monumental de la sala de exposiciones de Las Francesas organizado por el Ayuntamiento. Este año es el turno de la Asociación Belenista de Valladolid, que tomará el relevo de la Asociación Belenista Castellana que preside Ricardo Rodríguez, y que el pasado año lo ambientó en los mundos soñados por James Cameron para su película ‘Avatar’.

 

En esta ocasión, la Asociación Belenista de Valladolid está preparando para Las Francesas un belén de corte “clásico”, que reflejará “la vida social en Israel y en Jerusalén, más típica y esencial”, brindando a los visitantes la posibilidad de contemplar y disfrutar con “panorámicas de la ciudad de Belén”. La muestra abrirá sus puertas el próximo 18 de diciembre, y podrá visitarse de martes a domingo, en horario de 12 a 14 y de 18.30 a 21.30 horas.

 

El escultor toledano José Luis Mayo Lebrija será el encargado de montar ese belén con la inestimable ayuda de un grupo de jóvenes de la agrupación, y además se ocupará de dar forma al belén de la Catedral de Valladolid, que se centrará según adelanta a Ical en “el misterio y la vida litúrgica”, y que abrirá sus puertas el día 16, con horario de 10 a 13.30 y de 16.30 a 17 horas de martes a viernes, con horario solo de mañana los sábados.

 

De igual modo, la Asociación Belenista de Valladolid se ocupará de montar el belén que podrá admirarse en la Casa Museo José Zorrilla, que tendrá un contenido “más alegórico” y “etéreo”, y que abrirá sus puertas un día antes, el 15, en horario de 10 a 14 y de 17 a 20 horas de martes a sábado, y los domingos solo por las mañanas.

 

“Hubiera querido también montar este año un belén en el Círculo de Recreo de Valladolid, con motivo de su 175 aniversario, pero con la situación actual no ha sido posible”, lamenta García, que anuncia que este año tampoco podrá verse otro de los nacimientos típicos de la ciudad, el que solía instalarse en el Museo de San Joaquín y Santa Ana.

 

Una vista marítima en Pimentel

La Asociación Belenista Castellana, por su parte, montará por 21ª ocasión consecutiva el belén monumental de la Diputación Provincial de Valladolid en la sede de la institución, el Palacio Pimentel. El presidente de la agrupación, Ricardo Rodríguez, explica que hubieran querido crear para la ocasión un belén nuevo, si bien el confinamiento y la situación actual hizo que eso fuera “imposible”, por lo que han decidido recuperar un montaje que ya pudo verse años atrás, centrado en “una vista marítima del mar de Galilea” y con piezas del maestro Manuel Bononato.

 

“Él ha montado el belén de Diputación los últimos 20 años, es un maestro belenista con mucha reputación que hace obras realmente preciosas”, señala Rodríguez, que apunta que tienen “en proyecto” nuevos belenes “para futuros años”, cuando remita la pandemia. Si no hay imprevistos, el belén de la Diputación abrirá sus puertas el próximo 15 de diciembre en el horario habitual de la sala, y podrá visitarse de martes a domingo y festivos, de 12 a 14 y de 19 a 21 horas, hasta el próximo 5 de enero. 

 

Además, quienes visiten ese belén podrán contemplar también una “original exposición” que “será muy vistosa” sobre filatelia mundial de carácter belenista, con sellos de todo el mundo con temática navideña. La muestra, que pudo verse en público por última vez “hace más de 40 años”, está formada por fondos del padre de Ricardo Rodríguez, de nombre idéntico, que comenzó a coleccionar esos sellos “por afición”, hasta reunir una docena de álbumes con estampillas de belenes de todo el mundo.

 

Sin embargo, sí habrá algunas actividades habituales que este año no podrán celebrarse debido a la crisis sanitaria, como la exaltación del belén, que tenía lugar el último sábado del año, o talleres infantiles para que los más pequeños hicieran manualidades relacionadas con la Navidad, aunque desde la Asociación sí han mantenido el tradicional concurso de belenes familiares y en centros educativos.

 

20 años en Las Angustias

Por su parte, el responsable de la Asociación Belenista La Adoración, José María Villa, cumplirá veinte años ocupándose de dar forma a título personal al Belén Monumental de la Iglesia de Nuestra Señora de las Angustias, organizado por la Cofradía Penitencial de la parroquia en la Sala de Pasos. La principal novedad de ese belén este año, según adelanta, será la disposición de cuatro embocaduras para contemplarlo desde diferentes perspectivas, una estructura que no habían utilizado desde 2014, y que permitirá que los espectadores puedan verlo a lo largo de treinta metros, en lugar de los diez habituales, con lo cual el público estará “más disperso”, evitando la excesiva concentración de personas en un único espacio y siguiendo las recomendaciones de las autoridades sanitarias.

 

“Siempre hemos cambiado el belén, nunca se ha mostrado el del año anterior. Puede que haya alguna construcción que se haya expuesto en otro año, pero el montaje siempre es diferente”, recalca. Este año podrán contemplarse en él algunas de las piezas de su colección particular, muchas de las cuales son “figuras de palillo, hechas de encargo y no a partir de un molde”. “Muchas de ellas son obra de la ceramista siciliana Angela Tripi, que tiene piezas en los mejores museos del mundo y no solo de temática belenista”, apunta. Además, el misterio que exhibirán este año es obra de José Luis Mayo Lebrija, y podrán apreciarse otras piezas de artesanos andaluces.

 

Una tradición de esta tierra

A todos ellos les empuja “mantener la tradición belenista, tan propia de nuestra tierra”, como señala Ricardo Rodríguez, y en todos los belenes que organizan se ajustarán “intensamente” a la normativa sanitaria vigente, como reconoce Félix Carmelo García, controlando aforos y el mantenimiento de las distancias de seguridad, e intentando evitar aglomeraciones y “que las colas de espera sean las menos posibles”, como apunta José María Villa.

 

Este último afirma que lo que movió a la Cofradía de Las Angustias y a él mismo a seguir organizando el belén pese a las dificultades, fue “evitar que la gente que se acercara a la iglesia con el propósito de ver el belén se encontrara la puerta cerrada”. “Hemos querido que la gente que salga a pasear esos días de Navidad encuentre nuestra puerta abierta, porque si todos no arriesgamos hasta cierto punto, la situación nunca volverá a la normalidad”, explica.

 

García, por su parte, recalca la intención de la Asociación Belenista de Valladolid de “hacer otras actividades, aunque sean en pequeños grupos” con sus asociados, intentando preservar “la alegría de las Navidades”, y acercando contenidos como los que cada año brindan a todo el mundo con la publicación anual de la revista ‘Aleluya’, cuyo número 15 presentarán a mediados de diciembre, con más de 150 colaboradores, entre los que en esta ocasión cuentan con la propia infanta Leonor o la presidenta de la Fundación Miguel Delibes, Elisa Delibes.

 

“La tradición de los belenes es importante. Yo la he vivido desde pequeño, cuando iba a ver los que había en el Colegio Lourdes y en el Hospital Militar, y es un mundo que, cuando te enganchas, es difícil que puedas dejarlo de lado salvo que una enfermedad o circunstancias graves te lo impidan. Requiere mover mucho material y hay que trabajar todo el año. Los belenes importantes se empiezan a crear en cuanto terminas de desmontar el del año anterior”, remacha José María Villa.

 

Museo Nacional de Escultura

También podrá verse en el Palacio de Villena, con apertura gratuita desde el pasado 30 de noviembre hasta el 7 de febrero de 2021, el tradicional belén del Museo Nacional de Escultura, catalogado como el mayor belén napolitano de España y uno de los más bellos, valiosos y completos de Europa, con 620 figuras del siglo XVIII que recrean el nacimiento de Jesús con centenares de personajes, accesorios, paisajes y edificios, organizados en animadas escenas de la vida cotidiana, propias de una bulliciosa ciudad mediterránea.

 

El horario es el habitual del Mueso, de martes a sábado de 11.00 a 14.00 y de 16.30 a 19.30 horas, con los domingos y festivos de 11.00 a 14.00 horas, si bien el Museo ha dispuesto además una apertura extraordinaria de la sala que alberga el belén los días 23, 26, 29 y 30 de diciembre y el 2 de enero, de 11.00 a 14.00 y de 16.30 a 21.00 horas, y los domingos 27 de diciembre y 3 de enero de 11.00 a 14.00 y de 18.00 a 21.00 horas.

Noticias relacionadas