Una mujer y su amante contratan a un sicario por más de 2.000 euros para matar al marido de esta

La pareja de amantes había contemplado diversos métodos para asesinar al marido, llegando a intentar comprar un arma, adquirir sustancias tóxicas o contactar con sicarios. 

La Policía Nacional detuvo el pasado jueves en Mahón a dos hombres y una mujer que presuntamente conspiraron para asesinar al marido de ella, según ha informado este martes la Dirección General de la Policía en un comunicado.

 

Al parecer, la mujer arrestada habría ideado el plan junto con el hombre con quien mantenía una relación sentimental y habrían llegado a contratar a un individuo para llevar a cabo el crimen, abonándole un adelanto de cerca de 2.000 euros. Todos ellos han sido puestos a disposición judicial.

 

Los hechos que originaron la investigación se remontan al mes de agosto del año pasado cuando una mujer avisó al 091 alertando de que estaba siendo acosada por un hombre en las inmediaciones de su lugar de trabajo. El hombre fue detenido y trasladado a las dependencias policiales.

 

Durante las pesquisas que se practicaron en las horas posteriores, los agentes averiguaron que ambos mantenían una relación sentimental y que el individuo estaba intentando convencer a la mujer para que le explicara a su marido su relación, bajo la amenaza de difundir unos vídeos comprometedores para ella.

 

Los agentes continuaron con las gestiones para esclarecer los hechos y constataron la existencia de una lata de cerveza sin abrir que, según manifestó la mujer, había sido manipulada por su amante y que contenía en su interior sustancias para envenenar a su marido. La lata habría sido colocada en una nevera situada en su puesto de trabajo con el objeto de acabar con la vida de su marido.

 

Los análisis practicados por especialistas de la Policía Nacional confirmaron la manipulación del recipiente cerrado, que contenía una mezcla diluida de fármacos que, si bien no se confirmó que pudiera ser letal, si al menos hizo sospechar a los investigadores de que podría ser un método apto para dormir o menguar la consciencia de la víctima.

 

"A partir de ese momento la investigación dio un giro inesperado y lo que en un principio parecía un caso de acoso a una mujer por parte de un extraño, apuntó indicios de poder tratarse de un plan homicida ideado en el marco de una relación extramarital", ha informado la Dirección General de Policía.

 

Además, los policías averiguaron que el principal sospechoso había tratado sin éxito de adquirir un arma de fuego y munición, por lo que finalmente compró una pistola de electroshock que no llegó a utilizar. Del mismo modo, intentó conocer la forma de adquirir diversas sustancias tóxicas, llegando a plantear la obtención de fármacos para eutanasia de uso veterinario además de la manipulación de la lata de cerveza.

 

También se constató que trató de contactar con dos supuestos sicarios en el extranjero, iniciando conversaciones con uno de ellos que finalmente no fructificaron

 

Finalmente, la pareja ofreció dinero a un tercer individuo residente en Mahón que, presuntamente, habría aceptado el encargo de matar al marido de la mujer, recibiendo un adelanto cercano a los 2.000 euros. Los agentes han comprobado que este hombre habría llegado a vigilar en varias ocasiones el domicilio de la víctima.