Una mujer investigada por cortar las cuerdas a un operario que retiraba una vieja chimenea en un edificio de Valladolid

Imagen del edificio donde ocurrieron los hechos. TRIBUNA

El trabajador quedó colgado a nueve metros de altura y tuvo que ser rescatado por otro compañero.

Un juzgado de instrucción de Valladolid mantiene abiertas diligencias con motivo de un incidente registrado a mediados de septiembre en pleno centro de la capital cuando el operario de una empresa de trabajos verticales quedó colgando a gran altura del suelo, después de que una vecina del edificio en el que trabajaba cortara, presuntamente, las cuerdas que le mantenían sujeto.

 

El suceso se produjo en la mañana del pasado día 17 de septiembre en un edificio sito en el número 4 de la calle Núñez de Arce, donde cuatro operarios de una empresa de trabajos verticales, Alturas Halcón SL, trabajaban en el inmueble para ayudar al desmantelamiento de la antigua chimenea de extracción de humos de Casa Pedro, local que ha cambiado de dueños y que va a seguir explotado como taberna.

 

Uno de los trabajadores se hallaba en el tejado, dos abajo y uno suspendido en el patio interior del edificio sujeto por unas cuerdas y un arnés mientras desmontaba la canalización antigua, toda vez que los nuevos propietarios del negocio habían instalado una nueva para evacuar humos, más segura-la anterior era de amianto-y cumpliendo la normativa vigente.

 

Fue entonces cuando una vecina del edificio, al parecer en contra de la reapertura del negocio para uso hostelero, introdujo las cuerdas en su vivienda a través de la ventana y, supuestamente, cortó las mismas por debajo del trabajador, con lo que éste quedó atrapado al no poder descender hasta el suelo.

 

El operario permaneció entonces colgando a una altura de unos nueve metros, con el consiguiente susto hasta que sus compañeros lograron rescatarle desde el tejado mediante el empleo de otras cuerdas, según han confirmado a Europa Press fuentes policiales.

 

El incidente, además de la angustia sufrida por el trabajador, obligó a suspender tanto el desmontaje de la chimenea como el posterior traslado de la misma por parte de otra empresa hasta un centro autorizado.

 

Los hechos se han traducido en la correspondiente denuncia que el afectado presentó en la Comisaría de Delicias, de forma que lo ocurrido está siendo ya investigado por uno de los juzgados de instrucción de la capital.

Comentarios

Yo 11/10/2020 22:37 #3
Esto no saldrá como violencia de género a que no
Otra desescalada 06/10/2020 23:02 #2
Demasiado rápida y sin control
Don Pío 06/10/2020 20:33 #1
Vaya pajara!

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: