Una inscripción de un suceso mortal y curioso en Tordesillas
Cyl dots mini

Una inscripción de un suceso mortal y curioso en Tordesillas

Eusebio de la Cruz, 'el cacharrero' fue alcanzando por un aeroplano cuando viajaba en su burro.

En la fachada de esta casa, hoy llamada 'El Moral', situada en la carretera de la Peña, antes de su restauración y arreglo, existía una inscripción escrita en lapicero sobre la enjalbegada antigua pared, contando brevemente un suceso acaecido en las inmediaciones que produjo la muerte de un tordesillano que iba montado en su burro por el camino la Granja, y un aeroplano, volando bajo, (y tan bajo), le golpeó en la cabeza causándole la muerte.

 

De la inscripción ya no queda nada, al haber sido eliminada con la renovación del edificio. No obstante aquella inscripción, fotografiada y publicada por mí en el Diario Regional de Valladolid a cuya hemeroteca remito para poder verla, me da pie para recordar el suceso por ser una de las curiosidades que guarda nuestro pueblo.

 

La casa, retratada por Isacito Galván, se llama "El Moral", porque allí mismo, había un frondoso moral, hoy medio reseco y achacoso por el tiempo en donde más de un chico de entonces subíamos a sus ramas a comer las moras, camino de la Peña, siempre que su propietario nos lo permitía, hasta que la sal nos hizo abandonar y desistir de comer las ricas y dulces moras que daba.

 

Y vamos con el suceso por no alargar más el relato.

 

Era el 3 de julio de 1931 cuando Eusebio De la Cruz 'el cacharrero' que iba montado en su burro, fue alcanzado por un aeroplano produciéndole una hemorragia en la base del cráneo y causándole la muerte a consecuencia del golpe.

 

Este hombre era un conocido alfarero de Tordesillas y a su fallecimiento dejó viuda, Saturnina, y seis hijos (Vicenta, Paulina, Ventura, Julia, Emiliano y José)Y ese era el contenido de la inscripción en tosco lapicero que pervivió en el lugar hasta su arreglo urbanístico.

 

Justo al lado estuvo el convento de Santo Tomás del que ya no queda ni vestigio desde aquel verano del año pasado. Hoy la Finca del Moral es el último recuerdo de aquel suceso tan curioso y singular.

Comentarios

J. CAMPOS 07/02/2021 08:37 #1
Increíble relato pero cierto como la vida misma. El suceso del aeroplano lo contaba mi abuela. Muchas gracias.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: