Una gran máquina despedaza el viejo edificio Bañuelos, que dará paso a las nuevas consultas del Clínico

Cuando se acabe el derribo comenzará la construcción un nuevo edificio de 16.000 metros cuadrados que acogerá las nuevas consultas. 

En unos días el antiguo edificio Bañuelos, ubicado junto al Hospital Clínico, será historia. Desde este miércoles, una máquina de gran tonelaje despedaza el inmueble. Las garras metálicas derriban la estructura de hierro, hormigón y ladrillo que durante años acogió el servicio de Anatomía Patológica y la antigua central térmica.

 

Fuentes de la empresa de demolición calculan que “en dos o tres semanas” el edificio quede reducido a escombros, aunque también habrá que limpiar el solar. Con más de 420.000 euros de presupuesto, se trata de un nuevo avance a las obras de reforma del Clínico, que ha sufrido ya varios parones. la demolición se realiza con paso firme, aunque con sumo cuidado para que el derribo no afecte al hospital. De hecho, una manguera con agua a presión evita que las obras generen demasiado polvo.

 

Sobre el solar del inmueble que ahora se derriba se construirá un nuevo edificio destinado, fundamentalmente a consultas. Se trata de una superficie de más de 16.000 metros cuadrados, divididos en cinco plantas y que tendrán conexión directa con el hospital vallisoletano.

 

El nuevo bloque, que se construirá en el lateral que da a la Calle Sanz y Forés, tendrá un total de 222 locales, de los que 168 serán consultas y 54 espacios técnicos o de apoyo. Este dimensionamiento viene dado por las previsiones del plan funcional, con un flujo diario de unas 3.000 personas, entre pacientes y familiares.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: