Una escapada cultural por lugares emblemáticos de la provincia de Valladolid

Archivo General de Simancas.

Tanto Valladolid como su provincia cuentan con numerosos destinos turísticos con visita obligatoria.

La capital de Valladolid resulta un buen destino turístico, de eso no hay duda. Pero en la provincia pueden destacar algunos lugares con visita obligada. A menos de una hora de la capital de Castilla y León se pueden encontrar cientos de monumentos con una historia que podría hablar por sí sola.

 

ARCHIVO GENERAL DE SIMANCAS

 

 

A 19 minutos de Valladolid se encuentra el primer archivo oficial de la Corona de Castilla. Fundado en 1540 e instalado en el castillo de la localidad, es uno de los ejes centrales de la Península en lo que se refiere a conversación y custodia de documentos.

 

“Para todos los amantes de la historia se trata de una parada obligatoria. Todo muy bien cuidado y presentado. Merece la pena”, ha contado Emanuele, que visitó la localidad a mediados de agosto.

 

REAL MONASTERIO DE SANTA CLARA

 

 

En la villa vallisoletana de Tordesillas, a 30 minutos de la capital de Castilla y León, se encuentra el Real Monasterio de Santa Clara. En la cornisa del río Duero y protegido por las antiguas murallas de la ciudad podemos encontrar un complejo de dependencias en las que se agrupaba el monasterio de monjas clarisas. Este edificio está conformado por una iglesia gótica del año 1430, un salón dorado y el patio del Vergel con arquitectura clasicista del siglo XVII.

 

CASTILLO DE LA MOTA

 

 

En Medina del Campo, a 37 minutos de Valladolid, se encuentra un castillo del que anteriormente arrancaba un recinto amurallado que abrazaba la población. Hay muchas leyendas en torno al origen del mismo, pero todo parece apuntar a que fue una transformación en la que intervino el rey Juan II de Castilla y su hijo Enrique IV. A su vez, los Reyes Católicos mandaron construir la barrera defensiva con la que se pasó a poseer uno de los mejores Parques de Artillería que existían en la Europa de aquellos momentos.

 

El 8 de noviembre de 1904 fue declarado Bien de Interés Cultural. La visita a la fortaleza se puede realizar de manera libre y gratuita a una zona reducida del edificio (patio de armas, capilla y sala de Juan de la Cosa) o a través de las visitas guiadas que se gestionan desde el Centro de Recepción de Visitantes que está situado frente al castillo.

 

IGLESIA DE SANTIAGO DE LOS CABALLEROS

 

 

A 38 minutos de Valladolid se encuentra Medina de Rioseco. Esta localidad posee un templo de culto católico del S.XVI que se convirtió en Monumento Histórico-Artístico Nacional en 1964.

 

“Cuando entras a la iglesia de Santiago, lo que a uno le impacta tras la austera fachada, es la imponencia de su enorme retablo. Absorbe toda la atención de los visitantes”, ha explicado Gonzalo que visitó la localidad en marzo del año pasado.

 

PASIÓN MUDÉJAR

 

 

El Parque temático de Mudéjar de Olmedo, a 45 minutos de la capital, es un parque en miniatura que no pasa desapercibido para aquel que lo visita. Cuenta con 21 maquetas de edificios de Castilla y León, trenes a escala que atraviesan el parque, gran variedad de plantas y zonas infantiles.

 

Entre ellos, se encuentra el Castillo de La Mota de Medina del Campo o algunos lugares destacados de Olmedo como la Iglesia de San Andrés o la Fuente de Caño Olmedo.

 

“Es un lugar para visitar muy recomendable con niños porque les encantarán los edificios en miniatura y, en especial, los dos castillos a los que se puede entrar y subir a la torre”, ha contado Arancha, que visitó este parque temático el pasado mes de julio.

 

VILLA ROMANA DE ALMENARA-PURAS

 

 

Entre los términos municipales de Almenara de Adaja y Puras, a 52 kilómetros de Valladolid, se encuentra un yacimiento y museo con restos de una villa romana del siglo XV.  Las instalaciones cuentan con una gran cantidad de mosaicos intactos hasta la actualidad, restos excavados de la villa, la reproducción a tamaño natural de una casa de campo romano, un parque infantil tematizado y el Museo de las Villas Romanas. En 1994 fue declarado Bien de Interés Cultural.

 

CASTILLO DE PEÑAFIEL

 

 

Este castillo se encuentra en la localidad vallisoletana de Peñafiel, a 46 minutos de Valladolid. El edificio comenzó a levantarse en el siglo X y fue declarado Monumento Nacional el 1 de julio de 1917. En la actualidad se ha convertido en todo un emblema para el enoturismo de la Ribera del Duero. 

 

Peñafiel logró con su castillo dominar uno punto fundamental en la línea defensiva del Duero allá por los siglos IX y X. Desde el cerro, dominaba los valles del Duero, Duratón y Botijas. El Museo Provincial del Vino se instaló en el castillo en 1999 y, desde ese momento, recibe una media de 100.000 visitas al año.