Una dulce manera de deshacerse de las viejas pesetas en Valladolid

'La Dulce Burbuja' lleva desde marzo de 2012 permitiendo a sus clientes pagar con la antigua moneda, dando una segunda oportunidad antes de la fecha límite de su uso.

Marta Arranz, propietaria de la tienda 'La Dulce Burbuja'. BORJA DE DIEGO

Tardes entrando en el kiosco a comprar palolús, pipas, altramuces, chicles y otras virguerías con algún que otro duro y perra chica en el bolsillo. Lo que parece un recuerdo lejano tal vez no lo es tanto. La otrora moneda cotidiana española que se jubiló en 2002 con la llegada de su hermano el euro sigue con vida 17 años después en Valladolid, concretamente en 'La Dulce Burbuja'.¿Todavía tienes pesetas en casa? Aquí puedes pagar con ellas.

 

Este pequeño comercio de dulces y golosinas en pleno centro de la capital castellano y leonesa (Paseo de Zorrilla, 32), regentado por Marta Arranz, lleva abierto desde octubre de hace 25 años, y desde hace cinco tiene colgado en su puerta un llamativo cartel verde que anuncia a todos los viandantes que permiten pagar con pesetas, captando así a clientes mayores y pequeños.

 

"Al principio cuando lo pusimos sí que venía a pagar en pesetas bastante gente, pero como ya ha pasado cierto tiempo se ha ido tranquilizando, además de que no sirven todas sino solo aquellas del 1 de enero de 2002", fecha en que entró en circulación la nueva moneda europea, explica Marta.

 

EL CARTEL. BORJA DE DIEGO

 

Como también ha contado Marta a TRIBUNA, el permitir a la gente la opción de pagar en pesetas sale rentable para su negocio, porque acuden personas que normalmente no comprarían en la tienda. Es una herramienta que capta la atención de los vallisoletanos, y no se tiene constancia de otro establecimiento en la capital que también deje pagar en esta moneda, lo que supone un pequeño beneficio para la tienda, que varía según el mes: "No todos los meses son iguales, hay meses en que es muchísimo y otros en que no dan nada, pero haciendo un cómputo general tal vez unas 1.000 pesetas mensuales".

 

¿CÓMO CAMBIARLAS?

 

A la hora de cambiar las pesetas a euros en España presencialmente hay dos opciones, acudir al propio edificio de Banco de España en Madrid (C/Alcalá, 48), o bien acercarse a alguna de las 15 sucursales repartidas por el territorio nacional, entre ellas la oficina a la que va Marta en Valladolid (Plaza de España, 15), que desde que abrió sus puertas en 1958 hace esquina con las calles de Miguel Íscar y de Claudio Moyano.

 

Pero la segunda oportunidad de las pesetas tiene fecha límite definitiva, 31 de diciembre de 2020. A partir de ella, el Banco de España dejará de realizar el cambio de estos billetes y monedas a euros y los relegará a meramente objetos de coleccionismo, aunque Marta no prevé que esto afecte en gran medida a su tienda: "Esto es un suplemento que pusimos, afortunadamente todavía me sigue pagando muchísima más gente en euros. El porcentaje que acude aquí específicamente a pagar en pesetas es en comparación muy pequeño, además de que son personas que no suelen venir habitualmente".

 

LA TIENDA 'LA DULCE BURBUJA'. BORJA DE DIEGO

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: