Una concentración en Valladolid reclama la homologación de las mascarillas transparentes para las personas sordas

La plaza Mayor ha acogido la concentración convocada por la Federación de Asociaciones de Personas Sordas de Castilla y León

La plaza Mayor de Valladolid ha acogido una concentración covocada por la Federación de Asociaciones de Personas Sordas de Castilla y León (FAPSCL) para reclamar la homologación de las mascarillas transparentes por el Ministerio de Sanidad con el objetivo de facilitar la vida diaria de las peronas sordas.


La homologación de estas mascarillas es necesaria para asegurar los derechos de las personas sordas tales como el acceso a la información y la educación, apuntand desde la FAPSCL.


Durante esta semana, la Federación ha estado realizando diferentes actividades con motivo de
la Semana Internacional de las Personas Sordas, que se ha desarollado este año bajo el lema 'Reafirmando los Derechos de las Personas Sordas' y forma como parte de las celebraciones impulsadas por la Federación Mundial de Personas Sordas (WFD).

 


Con motivo de esta cita, los colectivos de personas sordas han recordado algunas de sus reivindicaciones, entre las que se encuentran la demanda de "entornos plenamente accesibles, incorporar servicios de atención telefónica, promover educación equitativa, inclusiva y de calidad para el alumnado sordo, dotar de ayudas a las entidades del movimiento asociativo".

 


Desde la FAPSCL y todo el movimiento asociativo de la Comunidad se han sumado a esas
reivindicaciones y han incidido en las dificultades que enfrentan las personas sordas día a día y que se han visto "incrementadas" con la pandemia.

 

"Desde el anuncio del estado de alarma y el confinamiento, las personas sordas
han visto incrementada la situación de desigualdad, lo cual ha afectado a su día a día. Un ejemplo claro ha sido el incremento de la atención telefónica en ámbitos como el sanitario, laboral... Desde las entidades del movimiento asociativo de personas sordas se trabajó con los recursos existentes desde el primer minuto para salvar desigualdades como esta para que nadie se quedará atrás"
señalan.

 

La obligatoriedad del uso de la mascarilla ha supuesto la materialización de las llamadas
barreras de comunicación ya que el uso de la mascarilla imposibilita ver la expresión de la
cara, lo cual dificulta la comunicación en lengua de signos, y la lecturalabial. Esta situación
está generando muchos problemas para las personas sordas de todas las edades y de todos
los grados de pérdida ya que aunque utilizan prótesis auditivas tienden a apoyar su comunicación con la lecturalabial.


"El Ministerio de Sanidad debería homologar y regular estos productos sanitarios,
priorizando su uso en puestos de atención pública tales como los SEPE, los hospitales, o
los centros educativos
. Las personas sordas formamos parte de la sociedad y podemos contribuir a ella. Las personas sordas queremos contribuir pero para ello necesitamos que se den los recursos necesarios para participar de la sociedad en igualdad de condiciones que la población oyente", añaden.

 

Para ello, demandan dotar de intérpretes de lengua de signos tanto en los servicios de vida diaria
como en educación a todos los niveles y modalidades, dotar de las ayudas técnicas
necesarias, la incorporación de educadores sordos como referentes de sordos para los niños
sordos, adaptación de los servicios telefónicos como por ejemplo el 112; dotar de ayudas
a las entidades del movimiento asociativo y la homologación de una mascarilla
transparente que cumpla las características técnicas y biosanitarias tales como
respirabilidad, seguridad y sostenibilidad
y que sea asequible económicamente para la
población.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: