Una beca de 530.000 euros de la Junta para prácticas de Fundación General de la UVa en Renault
Tribuna mini Saltar publicidad
Banner va ciudad pro%cc%81xima 800x800 tribuna file
Cyl dots mini

Una beca de 530.000 euros de la Junta para prácticas de Fundación General de la UVa en Renault

Logo de Renault. - Uli Deck/dpa - Archivo

Esta subvención permitirá que 20 titulados universitarios y 40 de Formación Profesional reciban formación práctica, a través de la figura de prácticas no laborales, durante 10 y 4 meses

La Junta acordó este jueves una subvención de 530.000 euros para la Fundación General de la Universidad de Valladolid, destinada a financiar el programa de prácticas no laborales para titulados de Castilla y León en la empresa Renault España.

 

Esta subvención de la Consejería de Empleo e Industria, a través del Servicio Público de Empleo de Castilla y León, permitirá que 20 titulados universitarios y 40 de Formación Profesional reciban formación práctica, a través de la figura de prácticas no laborales, durante 10 y 4 meses, respectivamente. De este modo, “se impulsa la creación de empleo estable y de calidad, contribuyendo a reducir el desempleo entre los jóvenes de la Comunidad", recogió Ical, del Ejecutivo.

 

El programa pretende cubrir las necesidades reales de los trabajadores, incrementar su cualificación laboral y hacerla coincidir con las demandas de los empleadores, a fin de que puedan disponer de profesionales adecuadamente cualificados para cubrir los puestos de trabajo.

 

La Fundación General de Universidad de Valladolid se encarga de la gestión del programa y del seguimiento de las actuaciones en colaboración con la empresa Renault España, S.A, que tiene una importante implantación en Castilla y León y que tradicionalmente ha venido apostando por la formación práctica de sus trabajadores.

 

La subvención permitirá cubrir los gastos de las prácticas no laborales, incluyendo el importe de las becas a percibir y las cuotas empresariales a la Seguridad Social. Además, se financiarán los costes del personal técnico, los seguros, los gastos derivados de la adaptación de aplicaciones informáticas y, en general, todos aquellos gastos que sean necesarios para la correcta gestión del programa.

 

La iniciativa, que cuenta con la colaboración de la Junta desde el año 2015, revierte directamente en una mejor cualificación de los jóvenes, lo que en último término redunda en la mejora de su empleabilidad. En las ediciones anteriores, la inserción laboral de los participantes ha alcanzado el 75 por ciento.

 

Esta subvención de la Consejería de Empleo e Industria, a través del Servicio Público de Empleo de Castilla y León, permitirá que 20 titulados universitarios y 40 titulados de Formación Profesional reciban formación práctica, a través de la figura de prácticas no laborales, durante 10 y 4 meses, respectivamente. De este modo, se impulsa la creación de empleo estable y de calidad, contribuyendo a reducir el desempleo entre los jóvenes de la Comunidad.

 

El programa pretende cubrir las necesidades reales de los trabajadores, incrementar su cualificación laboral y hacerla coincidir con las demandas de los empleadores, a fin de que puedan disponer de profesionales adecuadamente cualificados para cubrir los puestos de trabajo.

 

La Fundación General de Universidad de Valladolid se encarga de la gestión del programa y del seguimiento de las actuaciones en colaboración con la empresa Renault España, S.A, que tiene una importante implantación en Castilla y León y que tradicionalmente ha venido apostando por la formación práctica de sus trabajadores.

 

La subvención permitirá cubrir los gastos de las prácticas no laborales, incluyendo el importe de las becas a percibir y las cuotas empresariales a la Seguridad Social. Además, se financiarán los costes del personal técnico, los seguros, los gastos derivados de la adaptación de aplicaciones informáticas y, en general, todos aquellos gastos que sean necesarios para la correcta gestión del programa.

 

La iniciativa, que cuenta con la colaboración de la Junta desde el año 2015, revierte directamente en una mejor cualificación de los jóvenes, lo que en último término redunda en la mejora de su empleabilidad. En las ediciones anteriores, la inserción laboral de los participantes ha alcanzado el 75 por ciento.