Una apuesta musical desde Georgia llega a Seminci con And We Danced

La cinta, candidata al Oscar a la Mejor Película de habla no inglesa, ha estrenado la presencia de Georgia, país invitado de esta 64 edición de la Semana Internacional de Cine de Valladolid.

El director sueco de ascendencia georgiana Levan Akin utiliza el mundo de la danza para obligar a tradición y actualidad a seguir el mismo ritmo durante los 106 minutos de metraje de 'And then we Danced', crítica de una sociedad que lamenta ver anclada en valores del pasado.

 

La cinta, candidata al Oscar a la Mejor Película de habla no inglesa, ha estrenado la presencia de Georgia, país invitado de esta 64 edición de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci) y es el resultado de una coproducción junto a Suecia y Francia.

 

'And then we Danced' narra la historia de Merab (Levan Gelbakhiani), un joven bailarín que lleva años ensayando en la Compañía Nacional de Danza de Georgia junto a su pareja de baile, Mary (Ana Javakishvili).

 

De repente, su vida da un vuelco cuando aparece el despreocupado y carismático Irakli, quien se convierte en su rival más poderoso, pero también en su mayor objeto de deseo. De este modo, se anteponen, a través del baile y el despertar sexual, el sector más conservador y el más progresista de la sociedad georgiana.

 

Según ha revelado el propio director durante la rueda de prensa posterior a su proyección, lo que le motivó a regresar a sus orígenes georgianos fueron las imágenes de la represión que sufrieron los participantes en uno de los primeros desfiles del orgullo en Georgia, que fueron atacados de forma organizada por grupos ortodoxos.

 

En este sentido, ha afirmado que si viviese en Georgia "jamás" podría haber hecho esta película porque nunca habría logrado el apoyo financiación. "La perspectiva extranjera es importante pero los propios georgianos han apuntado que los detalles de su estilo de vida se reflejan fielmente en la película", ha comentado el director.

 

Por su parte, Levan Gelbakhiani, el actor que encarna al protagonista, ha apuntado que existe una enorme brecha en la sociedad georgiana: "una parte es aperturista y otra tiene una mentalidad más cerrada". Se trata de una "complicada mezcla de generaciones con una división entre mentalidades soviética y simpatizantes del cambio", ha explicado.

 

Ese antagonismo está presente también en la banda sonora del filme, que combina música tradicional georgiana con pop sueco, elementos a través de los cuales la película, según ha apuntado Akin, hace referencia a la pérdida de la juventud, del paso a la edad adulta y propone tomarse las tradiciones de forma que se adapten a cada persona.

 

De hecho, Akin ha recordado que tal es la represión que aún se sufre en Georgia que el coreógrafo que participó en el rodaje prefirió no aparecer en los créditos por temor a perder su trabajo y ninguna compañía nacional de danza georgiana quiso participar por las posibles represalias.

 

EL DIRECTOR

 

Levan Akin nació en 1979 en Estocolmo (Suecia), donde sus padres habían llegado desde Georgia como inmigrantes a principios de los años 70. Ha colaborado con frecuencia con Erika Stark, junto a quien codirigió en 2008 el galardonado cortometraje 'The Last Things'.

 

Su primer largometraje, 'Certain People', fue aclamado en Estados Unidos, donde se estrenó en el Festival de Cine de Tribeca de 2012. También ha dirigido varias series de televisión para la cadena pública sueca, entre las que destaca 'Real Humans '(2012).

 

Su segunda película, 'El círculo', se estrenó mundialmente en el Festival de Berlín en 2015 y el tercero, 'And then We Danced', compitió en la Quincena de los Realizadores del Festival de Cannes en 2019.