Un vallisoletano reinventa el gimnasio al aire libre ante la pandemia para reivindicar al sector
Cyl dots mini

Un vallisoletano reinventa el gimnasio al aire libre ante la pandemia para reivindicar al sector

Jorge Gutiérrez impartiendo una clase de zumba.

Jorge Gutiérrez, que incide en que los gimnasios se van a pasar cuatro meses de 2020 cerrados, destaca que el paro de los trabajadores o el cierre de instalaciones son las grandes preocupaciones del sector.

La crisis del coronavirus ataca a muchos sectores de la economía. El deporte es sano y son muchos los ciudadanos que se apuntan a gimnasios para practicarlo. Con la segunda ola del Covid-19 Castilla y León decretó una serie de medidas el pasado 6 de noviembre entre las que se incluía el cierre temporal de los gimnasios. Al igual que la hostelería se trata de un sector muy afectado por la pandemia, ya que son varios meses en total los que han tenido que estar cerrados en 2020 sin generar ingresos y pagando gastos.

 

El vallisoletano Jorge Gutiérrez es monitor de zumba en diferentes gimnasios y cuenta a TRIBUNA cómo está viviendo la situación su sector. “Lo estamos pasando con resignación y la situación económica cada vez es peor, tanto para trabajadores como empresarios, somos uno de los sectores más afectados por la crisis del Covid-19”.

 

“El 4 de diciembre cumpliremos cuatro meses con los gimnasios cerrados en todo este 2020. Los tres de primavera y este último”, dice Gutiérrez con pena. “La imagen del sector de los gimnasios se ve afectada. Hacen creer que son lugares de alto riesgo y los datos oficiales del Ministerio de Sanidad indican que los contagios en actividades deportivas son prácticamente inexistentes”, asegura González, que cree que su sector no tiene riesgo hacia los ciudadanos.

 

Los trabajadores tienen que generar ingresos para poder vivir, por ello muchos han tenido que reinventarse y realizar nuevas actividades. Jorge Gutiérrez durante el confinamiento de marzo hizo trabajo on-line y en este segundo cierre que están sufriendo los gimnasios y centros deportivos Gutiérrez. "Hemos sacado el deporte a la calle, haciendo el deporte al aire libre. Valladolid cuenta con el hándicap del clima, pero de momento este año estamos teniendo suerte y se está portando bien”.

 

Jorge Gutiérrez lamenta que “cuando pase esta situación, todo mejorará en nuestro sector y volveremos a trabajar con normalidad, el problema económico lo tenemos ahora mismo. Muchos no podrán aguantar la crisis derivada de la pandemia y tendrán que echar el cierre”. Además, cree que el deporte debería de estar más fomentado durante esta crisis ya que “es un estilo de vida y la alimentación saludable puede marcar la diferencia entre pasar por la infección de forma más leve o más agresiva”.

 

En cuanto al futuro Gutiérrez afirma que, “si las medidas siguen alargándose que no están demostrando una bajada real de la incidencia por más que lo aseguren, muchos empezarán a prescindir de trabajadores, otros echarán el cierre”. “¿Quién puede vivir sin trabajar y encima tener que pagar impuestos?, se pregunta Gutiérrez mostrándose crítico con las administraciones que no ayudan.

 

Las ayudas que tienen los trabajadores en este sector es haber estado en ERTE durante el primer confinamiento, pero este segundo Gutiérrez asegura que “no constamos en el registro del SEPE”.Los empresarios no tienen más ayudas que los ERTE de sus trabajadores, pero tienen que seguir soportando los impuestos y los gastos de mantenimiento”.

 

AL MAL TIEMPO BUENA CARA

Ante la adversidad de la pandemia, el confinamiento y el posterior nuevo cierre de establecimientos, Jorge tuvo que reinventarse y buscar nuevas maneras para poder trabajar, no solo para generar ciertos ingresos, sino también para mantener su salud mental y la del resto de la gente: " En un primer momento aposté por trabajar online, ofreciendo las clases de Zumba virtualmente. Y lo hice por dos motivos: el primero y más importante, por mi salud física pero sobre todo mental, y el segundo por la salud física y mental de todas las personas que vienen a mis clases. Ahora con el nuevo cierre de los centros deportivos, volví a rescatar las clases online y aposté por sacarlas también a las calles".

 

Desde que ha salido a la calle mucha más gente se ha sumado a su iniciativa y entrena con él al aire libre, gracias al boca a boca y ve recompensado su esfuerzo con la gratitud de las personas. Y usted, ¿se apuntaría al gimnasio de Jorge?

Noticias relacionadas