Un vallisoletano atrapado en la AP-6 por la nieve: “Los conductores tenemos un poco de culpa”

Los coches, atrapados por la nieve en la AP-6. TRIBUNA

Diego Corporales tardó más de un día en llegar a su casa, tras dejar el coche en Madrid el domingo y regresar en AVE.

Lo vivido entre la tarde del sábado y la mañana del domingo en la AP-6 sigue dejando historias curiosas de vallisoletanos. Lorena de Castro explicó su experiencia a este periódico y ahora lo ha hecho Diego Corporales, que no pudo regresar a su casa en coche.

 

La polémica creada tratando de buscar culpables ha tenido parte de autocrítica en este vallisoletano: “Los conductores tenemos un poco de culpa. La gente iba por el carril de la izquierda para intentar adelantar, no avanzaba nada y taponaba la vía. Aunque admitió que nadie pensaba que fuera a pasar lo que sucedió, también destacó que nadie tuviera “provisiones”.

 

“Tenía una botella de agua de casualidad. Cuando llegó la UME con provisiones, dije que, como yo tenía agua, se lo dieran a los más necesitados”, relató. La intervención de los militares fue clave y Diego quiso “agradecer su trabajo porque limpiaron coche por coche. Es una vergüenza que en 2018 pase esto. No se avisó y nadie esperaba que fuera a suceder esto. Dio la casualidad de que llevaba las cadenas”, señaló.

 

Para este vallisoletano afincado en Cigales, la odisea comenzó tras dejar a unos familiares en el aeropuerto, desde donde venía en la tarde del sábado. “Antes de Guadarrama no nevaba y nada más pasar el túnel había señales de reducción de velocidad hasta que a las ocho y media, a la altura de El Espinar, no pude avanzar más. No se veía nada y hasta las diez de la noche no dijeron nada en la radio. Por allí no vi a la Guardia Civil, ni quitanieves. Hasta la una avanzaría un kilómetro. No había ninguna advertencia, contó.

 

Las horas pasaron y durmió “de aquella manera”. “Logré salir por la mañana y a las once y media estaba en una gasolinera de Villalba. Decidí ir hasta Las Rozas donde unos familiares”, dijo. Aunque no la historia no terminó ahí, ya que todavía le quedaba regresar a Cigales. Como por carretera no pudo, apostó por el tren: Dejé el coche allí y volví en AVE. No me hacía tanta falta. Iré esta semana a por él”.

Noticias relacionadas