Un tranvía llamado SUB

Roberto Castello sabe que la mayor parte del trabajo de SUB es inconsciente e intuitivo. No podía ser de otra manera. Los actores atrapan al espectador con sus voces, con el cuerpo, con sus silencios. Aunque no entiendas una palabra, ni falta que hace. La emoción y la acción articulan de manera honesta y didáctica los 60 minutos que dura la obra.  

 

FICHA TECNICA: Valladolid. Laboratorio de las Artes de Valladolid. LAVA. SUB. Idea, coreografía y dirección artística: Roberto Castello. Intérpretes: Elisa D´Amico, Alessandra Moretti, Mariano Nieddu.

 

SUB empieza con un encuentro entre dos personas donde afloran las diferencias, las dificultades para poder entenderse. Afloran las razones y sin razones del enfrentamiento. Estos son los mimbres del teatro de Roberto Castello. Está claro que si el espectador acude a una sala de teatro y todos los personajes se llevan bien, el teatro muere.

 

Existen momentos donde las historias y los personajes tocan la fibra del espectador y se produce el instante especial. Estaba sentado un señor mayor en un banco del Paseo Zorrilla con la compra de la semana a los pies, llorando a lágrima viva. Cuando le pregunté porque lloraba, me respondió que las broncas de su nuera con la que vivía se habían vuelto insoportables y que le faltaba el valor para regresar a casa. SUB es una experiencia filosófica que mantiene viva la vida en el momento en que deja ver sus tramas. El espectador tiene la oportunidad de experimentar y reconocer la fuerza del teatro en directo. Sala-escenario-actor y espectador igual teatro. En esta obra los actores no encarnan papeles, es el papel el que se adhiere al aliento de los intérpretes de manera natural. El teatro puede ser la mejor escuela de la vida, y al mismo tiempo -pasa esta noche- la forma más eficaz de huir de ella. Castello sabe que al verdadero conocimiento le es imprescindible el errar del error, porque para saber, hay que correr riesgos y probar hasta lo que parece improbable.

 

En definitiva que Roberto Castello sabe que el arte imita a la vida, pero él va más allá y es capaz de transformarla. Y lo dijo en la presentación. El arte no es capaz de cambiar el mundo, pero sí de reinventarlo. SUB permite ver el mundo con otra luz, gracias a las experiencias que ofrece al espectador.

Noticias relacionadas