Un septiembre vacío, un septiembre sin actividad social: un vistazo a las ‘no Fiestas’ de Valladolid

La imagen de la ciudad la semana pasada no se acercaba apenas a la que deja otros años la celebración en honor a la Virgen de San Lorenzo debido a la crisis del Covid-19

Un septiembre vacío, un septiembre de lo más extraño. Así está siendo el mes que suelen esperar los pucelanos con más ilusión y con más ganas por celebrar sus queridas fiestas. Este año la irrupción del Covid-19 ha supuesto un cambio de imagen para la ciudad durante los días de festejo que nada se acerca a la que dejó la música, los colores, la alegría y la gente el 2019.

 

Ha tocado ver durante 10 días a una ciudad algo dormida, que en lugar de irradiar festividad y excesos, se ha lucido otorgando la responsabilidad que estas fechas han requerido y requieren. Valladolid se ha visto inmersa en sus días más importantes en una segunda ola, que ha dejado tras de sí restricciones más severas en la vida social de sus ciudadanos.

 

Las limitaciones en el sector hostelero, la reducción de aforos, las reuniones de menos de 10 personas, la ya conocida noticia tiempo atrás de que no habría feria en el Real, etc. se han hecho notar. Y los actos alternativos como podían ser los conciertos reducidos del programa ‘A Cielo  Abierto’, también tuvieron que ser cancelados.

 

Todos los aspectos derivados de la pandemia que han impedido a los vallisoletanos y vallisoletanas disfrutar de unas Fiestas como las de cada año y para las que habrá que esperar con paciencia y responsabilidad. Estas son algunas de las actividades multitudinarias que se ha perdido la ciudad:

 

Desfile de las Peñas: Del río de gente que acompaña a las peñas cada primer viernes de septiembre desde Recoletos hasta la Plaza Mayor y que no deja apenas hueco más que para permitir a los vallisoletanos bailar y avanzar hacia el pregón, se ha pasado este año a unas calles prácticamente vacías.

 

Máxima FM: La Plaza Mayor ha echado de menos a los DJs que encienden con su música el ambiente con diferentes ritmos y estilos para que los miles de personas que suelen concentrarse en el lugar bailen y disfruten sin parar. La imagen de la Plaza Mayor este año ha sido la de un día cualquiera, sin escenario, y sin miles y miles de voces al son de la música.

 

La Feria del Real y las tapas: Ni atracciones ni comida tradicional, Valladolid no ha tenido feria alguna. La imagen de las atracciones coloridas en el día e iluminadas por la noche que pueden divisarse desde la ciudad no ha aparecido, como tampoco lo han hecho las casetas que daban de comer, cenar y merendar a los vallisoletanos más comilones.

 

Los conciertos de la Plaza Mayor: La plaza más famosa de la capital castellanoleonesa acoge en Fiestas de San Lorenzo durante los conciertos hasta 27.000 personas. Algo inviable este año en el que en Conde Ansúrez no se ha visto rodeado por todos lados de niños, jóvenes y no tan jóvenes disfrutando de la música en directo.

 

El Récord Guinness: No aparecerá esta vez en el curioso libro de los récords la capital vallisoletana, pues esta actividad impulsada por las peñas no se ha podido realizar, ¿qué deparará el 2021?

 

Estas actividades y las demás que caracterizan a las Fiestas de San Lorenzo dejan una imagen de Valladolid cada septiembre protagonizada por la gente, unida y en masa por las calles de la ciudad día tras día. Esta imagen ha cambiado por completo, habrá que esperar y ver qué ocurre en el futuro y cuándo volveremos a ver escenas semejantes a fiestas pasadas.

Comentarios

¿Sin actividad social? 17/09/2020 12:08 #2
jajajaja Ahora resulta que no ha habido fiestas, terrazas a reventar...
Y lo que nos queda todavia 17/09/2020 08:53 #1
Las "no fiestas" preludio de las "no navidades". Pero no pasa nada, lo importante es que el día 8 Marzo pudimos salir con la pancarta, lo que nos halla podido venir después...….. es secundario.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: