Tribuna mini Saltar publicidad
Publicad autobus 800x800 file

Un proyecto local revitalizará el hotel Lasa de Valladolid tras varios años cerrado

Hotel Lasa, en la Acera de Recoletos de Valladolid.

El establecimiento hotelero, en la Acera de Recoletos, está en pleno proceso de análisis y estudio de su situación para definir el proyecto. 

El hotel Lasa volverá a abrir sus puertas en Valladolid. La fecha aún es una incógnita, pero el impulso de un proyecto local pondrá en marcha este emblemático establecimiento hotelero ubicado en plena Acera de Recoletos y que llevaba varios años cerrado.

 

La reapertura del Lasa está ahora en plena fase de estudio, aunque sí es cierto que se han realizado varios trabajos en el interior del inmueble. En esta faceta han aparecido los principales problemas por el estado de las instalaciones, necesitadas de reformas que la anterior propiedad ya no quiso acometer.

 

Los años previos a su cierre definitivo, el hotel Lasa mantuvo una actividad intermitente ya que no estaba abierto de una manera continuada. La opción de una reapertura, no obstante, siempre se ha mantenido como una posibilidad muy clara teniendo en cuenta su excelente ubicación.

 

La definición del proyecto dará paso a concretar el número de habitaciones, su tamaño y el segmento del nuevo hotel que supondría otro espaldarazo a la revitalización de la Acera de Recoletos, una zona única en la ciudad pero donde todavía predominan los locales cerrados que van dando paso de manera progresiva a diferentes negocios de hostelería que se han ido asentando en los últimos años.

 

Valladolid perdió al hotel Lasa en el centro de la ciudad, pero hace casi cinco años también cerró las puertas el hotel Foxá. Este concepto de Resort sigue esperando una oportunidad de poner en valor la inversión y unas instalaciones que ahora están vacías y a la espera de un impulso que lo regenere.

 

La actividad hotelera de Valladolid sigue reclamando activos que consoliden negocios y permitan asentar y garantizar la empleabilidad. Expertos del sector reclaman mayor actividad congresual con, al menos un congreso al mes. La cercanía con Madrid y esa posibilidad abierta de convertir a la ciudad en un satélite de los congresos que no puede acoger la capital de España supondría un espaldarazo esencial donde muchos profesionales ven la clave para el futuro.