"Un partido es una organización al servicio de los ciudadanos y no una comuna hippie donde dar abrazos"

Rubén Raedo se postula para ser el presidente de Independientes por Arroyo de la Encomienda (IPAE), que ahora gobierna en coalición. De su rival para el cargo, Sarbelio Fernández, dice que "se equivoca profundamente" al pensar en el municipio "como cuando teníamos 5.000 habitantes".

El 20 de enero los afiliados tendrán que elegir al presidente de Independientes por Arroyo de la Encomienda (IPAE), partido que actualmente ocupa la alcaldía y que aspira a gobernar en solitario en las próximas elecciones municipales de 2019. Sarbelio Fernández y Rubén Raedo optan a ocupar el cargo. El primero, concejal de urbanismo y deporte. El segundo, asesor del alcalde José Manuel Barrio, explica su proyecto para el municipio, que pasa por "seguir atrayendo inversores, población, y crear un área metropolitana que garantice mejores servicios a un menor coste para los vecinos de Arroyo". 

 

TRIBUNA: ¿Cuáles son los puntos fuertes de su candidatura?

RUBÉN RAEDO: El apoyo prácticamente total del equipo de Gobierno en el Ayuntamiento, y de una parte muy importante de los afiliados que entienden que el partido tiene que quedar en alguien de experiencia política, mediático, que conozca la estrategia para Arroyo de la Encomienda en los próximos 10 años, y la legislación. Alguien que crea en el partido. Sabemos qué Arroyo queremos, qué políticas queremos poner en marcha, y sabemos cómo hacerlo.

 

T: ¿Cómo valora a su contrincante?

RR: Como una gran persona llena de buenas intenciones, pero nada más. Hay gente que le quiere mucho, eso lo respeto, y trataré de integrarle a él y a sus apoyos dentro del partido. Pero Sarbelio sigue pensando que este Arroyo es el mismo que cuando teníamos 5.000 habitantes, se equivoca profundamente.

 

T: ¿Mantendrá a José Manuel Barrio como candidato a la alcaldía?

RR: José Manuel Barrio y yo actuamos en total sintonía. Porque tenemos el suficiente sentido común para saber que lo primero es ganar las elecciones, y que el proyecto político que IPAE supone debe tener continuidad. La persona que debe seguir al frente es él, y para que no siga tienen que concurrir que él no quisiera seguir, y que el partido no lo apoyase. La palabra deslealtad no existe para mí.

 

T: ¿Cómo pretende impulsar el partido?

RR: A través del comité internúcleos, una figura muy específica de Arroyo de la Encomienda que aglutina a los afiliados en función del área donde reside. Cada zona tiene su particularidad y hay que saber escuchar y poner en común a todos. Y ofrecer un proyecto ilusionante que consiste en saber explicar que podemos mantener los servicios que damos, y que cuando pasemos los 20.000 habitantes vamos a ofrecer una nueva política de servicios que va a ser más competente. Sobre todo, que Arroyo tiene que aspirar a poner encima de la mesa el potencial que tiene económico y político por la población. Si optamos por la vieja política del abrazo, del bar, corremos el riesgo de confundir un partido político, que es una organización al servicio de la ciudadanía, con una comunia hippie que es donde se dan abrazos.

 

En Valladolid, evidentemente es lo más importante en el entorno, ya se han dado cuenta que su fortaleza económica reside en la capital y en todo el área metropolitana. Es imprescindible la colaboración total no solo con el área metropolitana sino más allá, con el resto del entorno.

 

T: En 2019 hay elecciones. ¿Cuál es el objetivo de su partido? 

RR: El objetivo de 2019 tiene que ser la mayoría absoluta. (Estos fueron los resultados de 2015)

 

T: ¿Cómo valora la presente legislatura?¿Está satisfecho con sus socios de gobierno, el PP?

RR: Son socios leales, comprometidos con el bienestar y con hacer posible que Arroyo sea gobernable y sirva a los vecinos. Al final, en campaña electoral todo el mundo ofrece lo mejor para Arroyo, pero el movimiento se demuestra andando. Aquí hay gente que en su momento bloqueó la gobernabilidad de Arroyo y demostraron que solo les importaba su posición política, y hubo otros, el PP, que rectificó su postura y favoreció la gobernabilidad. La valoración sobre nuestros socios de gobierno no pueden ser mejor.

 

Sobre la legislatura, creo que el pirmer año se cometieron muchos errores. Pero se han rectificado y se hacen muchas cosas bien. El alcalde ha aportado capacidad de diálogo, y el año 2018 es tremendamente prometedor en cuanto a inversiones en todas las áreas.

 

T: ¿Cuál sería la gran inversión para Arroyo en el periodo 2019-2023?

RR: Los vecinos están acostumbrados en que Arroyo es grande por hacer grandes obras. Pero después de presentar la Plaza de Toros, la Casa de la Música y el Teatro (cuyas obras han empezado este enero)  pasarelas peatonales, edificios multiusos, plazas, jardines… hay que empezar a pensar que el Arroyo de las grandes obras está construido. Ahora toca seguir atrayendo inversores, población, y garantizar los servicios con la construcción del área metropolitana que nos permita mejores servicios a un mejor coste.

Noticias relacionadas