Un nuevo tono en el teléfono de Tordesillas
Tribuna mini Saltar publicidad
800x800 file
Cyl dots mini
Poste izquierdo file

Un nuevo tono en el teléfono de Tordesillas

Un grupo de mujeres atendía las llamadas de los vecinos de Tordesillas.

Cuando a mediados de los años 50, con ampliación en los 60, del siglo pasado, se reformaron las instalaciones de la "Compañía telefónica nacional de España" en Tordesillas y en un piso bajo del edificio en el cruce de calles Peregrinos, San Juan y Alta de San Vicente, hoy todavía en pie, se estableció la central donde un grupo de mujeres estaba encargado de atender las llamadas pues todas ellas pasaban por el control de una centralita, nadie imaginó la evolución que daría este medio de comunicación en pocos años.

 

Las conversaciones de un lado y otro del teléfono pasaban por la central con lo que las personas que estaban al cargo de ella podían escuchar, oír e incluso intervenir en las conversaciones si les parecía, porque la discrecionalidad e intimidad no era devota virtud. La prudencia, el tacto, la moderación en las encargadas de la central telefónica tenía que estar más que contrastada pues eran las primeras en enterarse de un suceso familiar, de una noticia funesta, feliz, dichosa, pobre o rica y si se comentaba, la misma podía correr como la pólvora por los mentideros de la Villa.

 

Manteniendo la discreción, las centrales telefónicas como esta de Tordesillas fueron cerradas y sustituidas por las actuales automáticas tal y como la que hoy se levanta exactamente a media calle del Hospital de Peregrinos en la actualidad.

 

Eso sí, hoy día muchas llamadas mercantiles nos advierten: "Su llamada puede ser grabada". Y aunque lo haga una máquina, a mí me gustaba más hablar con una operadora cuando, tras descolgar el teléfono nos decía: "Buenos días, ¿con quién quiere hablar?".

 

"Señorita, por favor, póngame con el 44 o con el Ayuntamiento". O

-“Tiene una llamada desde el colegio de su hijo en Córdoba”.

-“¡Pásemela, pasémela!".

 

Ellas, pues, merecen hoy este recuerdo.

 

Comentarios

J.Luis P. 01/08/2021 11:01 #1
Por alli estaba Justino Aranda y su mujer, encargada de la central.gracias.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario:

Poste derecho file