Un misterio resuelto: Ubican la primera tumba de Cristóbal Colón en el desaparecido convento de San Francisco
Cyl dots mini

Un misterio resuelto: Ubican la primera tumba de Cristóbal Colón en el desaparecido convento de San Francisco

Imagen de Enzo Veganzones

Segun una investigación comenzada por el antropólogo e historiador Marcial Castro  hace más de 20 años el navegante genovés fue sepultado en la capilla de Luis Cerda junto a otros personajes ilustres de la época.

Hace ya dos décadas el antropólogo e historiador Marcial Castro comenzó la búsqueda de las dos respuestas más largamente buscadas desde hace siglos en torno a la figura de Cristóbal Colón: dónde nació y dónde está enterrado.

 

Ahora por fin puede dar respuesta a esta segunda pregunta y arroja luz a una controversia internacional que se mantiene desde que los restos del navegante comenzaron un periplo que los llevaron desde Valladolid, donde muere, a la Cartuja de Sevilla, Santo Domingo, La Habana y finalmente Sevilla.

 

El historiador tras más de 20 años de investigaciones asegura a ciencia cierta  haber identificado en Valladolid, donde se hallaba la capilla de Luis Cerda, el lugar en el que supuestamente se decía Colón recibió su primera sepultura. Allí fue enterrado tras su muerte en mayo de 1506 y su cadáver permanecería tres años hasta que fue trasladado a Sevilla. Castro ha aprovechado un estudio sobre el desaparecido Convento de San Francisco de la profesora de la Universidad de Valladolid, María Antonia Fernández del Hoyo, que le remitió los planos que había conseguido del viejo templo.

 

La investigación sitúa la primera tumba de Colón bajo el asfalto de la actual Calle Constitución, cerca de donde un equipo del Ayuntamiento de Valladolid descubrió, con motivo de la búsqueda de los restos óseos de un antiguo príncipe rebelde irlandés, Red Hugh O'Donnell, un muro de una de las capillas del convento. A unos 75 metros de ese lugar se encuentran los grandes almacenes de El Corte Inglés en cuya construcción aparecieron tumbas y restos de columnas presuntamente pertenecientes al antiguo convento.

 

"Esa capilla estuvo 168 años desaparecida hasta que hice una superposición de mapas y lo vi con mis propios ojos. Fue un momento muy emocionante", comenta el historiador a ICAL.

 

Según Castro la tumba del navegante genovés se encuentra situada muy cerca donde ahora se ubica una sucursal del Banco Santander. "Por más que nos pueda parecer sorprendente, nunca ha habido ni un solo intento en Valladolid por ubicar esta capilla donde recibió la primera tierra Cristóbal Colón, después de haber sido estudiado todo lo tocante a su vida hasta la saciedad y la obsesión", señalaba el historiador en una entrevista.

 

La investigación de este equipo vallisoletano ha podido detallar con exactitud, gracias a la excavación parcial y, sobre todo, al uso de un georradar, donde se encontraba esa capilla. Ocupaba todo el ancho de la calle y parte se extendía por el lugar que ahora ocupa una sucursal bancaria. Sabemos que era de importantes dimensiones. El misterio era dónde empezaba y dónde acababa, pero hemos localizado el muro norte y como la capilla era cuadrada la hemos identificado completamente”, aclara Castro.

 

En este trabajo también se demuestra que Colón no murió en la pobreza, como se creía durante algún tiempo, sino que le sorprendió la muerte alojado en una casa digna, acorde al personaje importante que era, “y con no menos de ocho criados a su cargo”, detalla el profesor de la UVA.

 

Además de Colón, en las más de 33 capillas de enterramiento que llegó a tener el convento de San Francisco de Valladolid también reposaron personajes ilustres de la época como el escritor Antonio de Guevara, el organista Hernando de Cabezón o el cronista oficial de los Reyes Católicos, Hernando del Pulgar.

 

La investigación liderada por el profesor de Historia Moderna de la Universidad de Valladolid Marcial Castro, en colaboración con los arquitectos de Valladolid Luis Sanz y Francisco Morillo sigue luchando por poder conocer en profundidad la obra, pero por el momento es inviable comenzar de nuevo una excavación en la zona y tendrán que esperar a que se efectúe alguna obra en ese entorno que permita excavar para encontrar los vestigios de la capilla. "Puede pasar un año o quince, pero estoy convencido de que al final vamos a poder tener constancia de esa ubicación", señala el cabecilla de la investigación presentada este jueves en el Museo Naval de Madrid.