Un juez investiga la interrupción de una celebración religiosa en la Catedral de Valladolid

La asociación ha denunciado al delegado del Gobierno en Castilla y León, Javier Izquierdo.

El Juzgado de Instrucción número 1 de Valladolid ha abierto diligencias previas por la interrupción de una celebración religiosa en la Catedral el pasado 22 de marzo, durante la fase de Estado de Alarma. Investigará si esos hechos son constitutivos de un delito contra los sentimientos religiosos.

 

La Asociación Española de Abogados Cristianos denunció al delegado del Gobierno en Castilla y León, Javier Izquierdo, por un posible delito de "interrupción de culto" recogido en el artículo 523 del Código Penal. Considera que los policías que llevaron a cabo dicha operación actuaron cumpliendo sus instrucciones, tal y como apunta a través de un comunicado recogido por Europa Press.

 

Desde la organización de juristas explican que el propio Real Decreto por el que se declara el Estado de Alarma dice textualmente en su artículo 11: "La asistencia a los lugares de culto y a las ceremonias civiles y religiosas, incluidas las fúnebres, se condicionan a la adopción de medidas organizativas consistentes en evitar aglomeraciones de personas, en función de las dimensiones y características de los lugares, de tal manera que se garantice a los asistentes la posibilidad de respetar la distancia entre ellos de, al menos, un metro".

 

La presidenta de Abogados Cristianos, Polonia Castellanos, defiende que "en el Real Decreto hay un anexo en el que se detalla de forma exhaustiva la relación de equipamientos y actividades cuya apertura al público queda suspendida, entre las que no se encuentran las iglesias u otros lugares de culto análogos".

 

Castellanos recuerda que el caso de Valladolid no es aislado. "Hemos presentado más de una decena de denuncias en distintas partes de España por actuaciones similares", recuerda la presidenta, en referencia, por ejemplo, la interrupción de una celebración en la Catedral de Granada. Y añade que "ya se han abierto diligencias por otros casos similares en Murcia y Madrid", también gracias a las denuncias de la asociación.

 

"Consideramos que estas interrupciones de ceremonias religiosas que han tenido lugar durante el Estado de Alarma son un abuso por parte del Gobierno, que está utilizando la situación para imponer su agenda laicista". "Se trata de una persecución religiosa". "La reiteración evidencia que no es algo casual. El Gobierno está aprovechando el Estado de Alarma para acabar con la libertad religiosa", concluye Castellanos.