Un Jueves Santo totalmente diferente

      El día que hubiera comenzado con la luminosa procesión de la Hermandad Universitaria y terminado con las muy antiguas procesiones de Regla de la Vera Cruz, Angustias o la del silencio del  Nazareno. 

La Semana santa continúa avanzando y según pasan los días más raro se hace no estar en la calle disfrutando de las procesiones y la belleza de los tallas con las que Valladolid cuenta. El Jueves Santo puede ser considerado como uno de los días más importantes de la pasión en la ciudad ya que es el día en que las cofradías con más historia celebran sus procesiones de regla.

 

El Jueves Santo comienza siendo un día especial con la salida del Cristo de la Luz, 'La Joya' del escultor Gregorio Fernández, a hombros de los cofradres de la Hermandad Universitaria. No se cantó el 'Gaudeamus igitur' en la plaza de la Universidad, ni se trasladó el paso a la Catedral, acompañado del sonido de las gaitas y en un ambiente que mezcla devoción, terrazas en los alrededores. Ese ambiente místico tan caraterístico de Valladolid y su Semana Santa.

 

Este día también es día de puertas abiertas en que todas las Iglesias se abren al público para que puedan admirar un poco más de cerca sus cofradías y hablar con los que allí se encuentran. Incluso algunos han aprovechado para hacer un cambio de andas a carroza para estar preparados para la procesión del Viernes Santo.

 

El silencio tomaría el protagonismo ya en la noche con las visitas a la Catedral de múltiples hermandades para realizar estaciones de penitencia, como el Nazareno que junto a su Cristo de la Agonía procesiona en uno de los momentos más acogedores de la pasión vallisoletana. En plena madrugada los cofadres de Las Angustias se preprararían para su procesión de regla y sacar por las calles de la ciudad, al igual que harían desde la Vera Cruz.

 

Este Jueves Santo será recordado por aquel en el que el coronavirus impidió celebrar la Semana Santa, pero 2021 llegará y este día se celebrará con todavía más pasión si cabe.