Un joven emprendedor vallisoletano en la capital: “Madrid es un poco jungla, pero te acaba dando tu oportunidad”
Cyl dots mini

Un joven emprendedor vallisoletano en la capital: “Madrid es un poco jungla, pero te acaba dando tu oportunidad”

Óscar de la Pisa, dueño y CEO de Asap Global Solution, decidió montar su propia empresa de software. Después de dos años supera los 250.000 euros de facturación.

Óscar de la Pisa, dueño y CEO de Asap Global Solution. TRIBUNA

Dice Vetusta Morla en una de sus canciones que “ser valiente no solo es cuestión de suerte”, y tiene gran parte de razón. Bien es cierto que tener a la fortuna de tu lado supone una ayuda, pero todo va más allá; hay un gran trabajo detrás. El caso de Óscar de la Pisa, dueño y CEO de Asap Global Solution, un vallisoletano que hace unos años se marchó a Inglaterra y regresó a España para empezar una nueva vida en Madrid, donde ahora tiene su propia empresa de software y diseño de aplicaciones.

 

Su historia es la de un joven con ganas de triunfar que inició un objetivo cuando hizo las maletas para trabajar con una familia de un pequeño pueblo cercano a Londres. Allí, además de desempeñar una labor educativa y de terminar controlando un idioma que a la postre se ha convertido en importante tras regresar a España, llegó a jugar en el Bishop's Stortford, equipo de la quinta división inglesa que participó en la FA Cup.

 

Una etapa intensa que le sirvió para seguir su camino. Porque no se quedó en Valladolid cuando regresó a España, sino que se trasladó a Madrid para continuar su meta. Comenzó trabajando como técnico en un pequeño proyecto de ‘vending’ de tabaco en una empresa de Leganés, pero en marzo de 2016 cerró por problemas económicos. Fue entonces cuando vio la oportunidad de dar el paso definitivo.

 

Así, unos meses después, a finales de mayo, nació Asap Global Solution, empresa de la que es dueño y CEO, “con la ilusión de ayudar a particulares, empresas pequeñas, medianas y grandes a crear su propio software que les ayude a su gestión diaria”. Ubicada en plena Gran Vía, dos años después, granito a granito, la firma supera los 250.000 euros de facturación.

 

Pasado el segundo aniversario, Óscar de la Pisa cuenta a Tribuna de Valladolid su experiencia emprendedora en Madrid ya con 29 años.

 

PREGUNTA: ¿Cómo llegó a Madrid?

RESPUESTA: Empecé en una empresa de Leganés. Trabajaba entonces como técnico en un pequeño proyecto de vending de tabaco que, ya cuando ascendí a Jefe de Proyecto unos pocos meses después de entrar, empezó a crecer. Estuvo casi dos años dirigiendo ese y otros proyectos de software hasta que la empresa cerró por problemas económicos en marzo de 2016.

 

P.: Y no se quedó quieto.

R.: No. Tras dos meses de reflexión, decidí aplicar todo lo aprendido, pero desde mi propia empresa de software. Así, a finales de mayo de ese mismo año nació Asap Global Solution.

 

P.: ¿Cuál era su idea inicial?

R.: Tenía la ilusión de ayudar a particulares, empresas pequeñas, medianas y grandes a crear su propio software que les ayude a su gestión diaria, a rentabilizar la idea principal y convertirla en prontos ingresos mediante una aplicación o web. En definitiva, a desarrollar un proyecto que siempre comienza como una idea pero puede acabar por ser una realidad, pasando por la imagen, papelería, software, gestión interna y mantenimiento del mismo, publicidad, promoción, eventos audiovisuales y otros.

 

P.: Madrid es muy grande y la empresa está bien ubicada.

R.: Sí, estamos en la calle Gran Vía de Madrid, en frente de la emblemática Plaza de Callao, en una oficina preparada para hasta 10 personas, aunque en la actualidad somos cuatro. Hemos sido seis personas, cinco… El número va cambiando en relación a los proyectos y a la rotación de la gente que en Madrid es bastante alta por la oferta y la demanda de puestos de trabajo cualificados. Ahora mismo somos 4 pero seguramente seremos 5 o 6 a lo largo del verano debido a nuevos proyectos que hemos firmado.

 

P.: ¿Cuántos empezaron en la empresa?

R.: Al principio éramos un programador y yo. Pasamos de ser dos a cinco cuando entramos en el desarrollo del proyecto más grande, que es la red social para cazadores 'Myhuntbook'.

 

P.: ¿En qué consiste ‘Myhuntbook’?

R.: Es básicamente una red social, pero privada. Estamos pendientes para que no haya ataques de odio. De momento, la caza es legal y nosotros no nos posicionamos. Pueden colgar vídeos y fotos y la funcionalidad estrella es colgar libros sobre el material cazado.

 

P.: ¿Ha tenido buena acogida?

R.: Está reconocida, pero es muy difícil llegar a todos los cazadores del mundo. Está posicionada y va bien. Empieza a haber gente de muchos sitios.

 

ÓSCAR, CON UNO DE LOS TRABAJADORES. TRIBUNA

 

CRECIMIENTO

 

P.: ¿Cómo ha evolucionado económicamente la empresa?

R.: En 2016, de mayo a diciembre, facturó solamente 35.000 euros y dio pérdidas debido a varios momentos y circunstancias. Pero a fecha de hoy, en los primeros 24 meses, la empresa supera los 250.000 euros y se acerca a los 300.000, dejando ya un beneficio considerable. Mi idea es facturar más de medio millón en tres años. Creo que lo puedo conseguir.

 

P.: ¿Cuál ha sido el mejor momento?

R.: Está siendo ahora. Los últimos meses están siendo los mejores porque estamos cerrando proyectos y con muchas peticiones. Estamos creciendo mucho.

 

P.: ¿Y el peor?

R.: No he tenido momento duro puro, dentro de la montaña rusa de ser autónomo, empresario… Hay muchos días que te sientes muy arriba, con muchos clientes y proyectos, y otros en los que estás muy solo porque las cosas no salen. Tengo la suerte de contar con mi pareja, que me ayuda en las peores situaciones.

 

No es lo mismo una empresa en Madrid que en Valladolid

 

P.: ¿Cuántos proyectos llevan ahora?

R.: Tenemos tres de aplicaciones móviles, cinco de web y otros dos de diseños gráficos para el Ayuntamiento de La Coruña.

 

P.: ¿Alguno tiene o ha tenido relación con Valladolid?

R.: Sí, de hecho tengo amigos allí que me ayudan en algunos casos y eso es importante. Uno de ellos me abrió la puerta para presentar un proyecto a la Universidad de Valladolid, que necesitaba una Intranet para la gestión de los Erasmus. Está funcionando y quedaron muy contentos. Creo que para proyectos de ese tipo contarán con nosotros más adelante.

 

P.: ¿Ha pensado en montar una empresa así en Valladolid?

R.: No funcionaría igual, de momento. No es lo mismo una empresa en Madrid que en Valladolid. Ahora es momento de estar en Madrid.

 

P.: ¿Cómo ha influido en su vida ser empresario?

R.: La vida es distinta. No es tanto como ser jefe, sino como ser un líder. Tienes más responsabilidades y libertades, porque tienes gente que trabaja y da la cara por ti. Trabajo fines de semana si me toca, por las noches si estoy agobiado… El 80% de los trabajadores no llega agobiado a casa. Puedo estar en el cine con mi novia y salir porque me llama un cliente y estar mirando la película, pero no verla. Dependen de mí sueldos e hipotecas de gente.

 

P.: ¿Qué mensaje manda a los jóvenes vallisoletanos que piensan en trasladarse a Madrid?

R.: Tienen que echarse para adelante desde el principio. Madrid te da mil oportunidades y no me las he pensado dos veces. Es cierto que Madrid es un poco jungla, pero te acaba dando tu oportunidad.