Un joven de 25 años, detenido por atropellar a dos personas y triplicar la tasa de alcohol

(Foto: Twitter Emergencias Sevilla)

Los hechos tuvieron lugar en Sevilla. Los agentes pudieron comprobar cómo efectivamente había dos personas atropelladas que han resultado ser padre e hijo, de 59 y 38 años de edad, que fueron atendidos en el lugar y posteriormente trasladados a un centro hospitalario de la capital "en estado grave y posible pérdida de pie de ambos".

La Policía Local de Sevilla ha detenido a un joven de 25 años de edad que triplicaba la tasa de alcohol máxima permitida como supuesto autor de un atropello múltiple que ha dejado heridos a un padre de 59 años y a su hijo de 38, y que se ha registrado este sábado por la noche en la zona de Sevilla Este de la capital hispalense.

 

Así lo indica desde su cuenta de Twitter, consultada por Europa Press, el servicio municipal de Emergencias Sevilla, que explica que el referido conductor se dio a la fuga tras el suceso y triplicaba la tasa máxima de alcoholemia.

 

Fuentes del servicio de Emergencias 112 Andalucía han explicado a Europa Press que en torno a las 23,20 horas de este sábado un particular alertaba de un accidente de tráfico tras el que un hombre había quedado tumbado en la acera en la calle Cueva de Menga, de lo que desde el 112 se dio aviso a la Empresa Pública de Emergencias (EPES) y a la Policía Local.

 

De inmediato, según informa por su parte Emergencias Sevilla, varias dotaciones de Policía Local y de Emergencias Sanitarias 061 se dirigieron al lugar dado que, según las primeras informaciones, podría ser un atropello múltiple.

 

Los agentes pudieron comprobar cómo efectivamente había dos personas atropelladas que han resultado ser padre e hijo, de 59 y 38 años de edad, que fueron atendidos en el lugar y posteriormente trasladados a un centro hospitalario de la capital "en estado grave y posible pérdida de pie de ambos".

 

El conductor supuesto causante del atropello, un varón de 25 años, ha sido detenido por la Policía Local tras darse a la fuga y ser localizado "a los pocos minutos en las inmediaciones". Ha dado positivo en las pruebas de alcoholemia "triplicando la tasa de alcohol máxima permitida".

 

Según las primeras investigaciones de la Policía Local, el accidente pudo producirse al perder el control el conductor del turismo debido, posiblemente, a una velocidad excesiva. Tras esto habría cruzado una isleta colisionando con un turismo estacionado y atropellando a los dos peatones, y posteriormente, según los testigos, abandonó el lugar del siniestro.