Un informe sitúa a Valladolid entre las ciudades con peor suministro de agua

La estación de autobuses, inundada. @PoliciaVLL

La capital ha sido señalada en negativo por las averías y cortes en el servicio de los últimos seis meses.

El Observatorio de los Servicios Urbanos (OSUR) ha seleccionado a la ciudad de Valladolid, dentro de la categoría de suministro de agua, como una de las peores por los últimos episodios de averías, reventones y fugas de los últimos meses.

 

Por primera vez esta entidad reconoce la voluntad de excelencia en la prestación de los servicios públicos municipales a diferentes ciudades a partir de hechos concretos que suponen un salto cualitativo en la calidad, en la eficacia o en la eficiencia del servicio prestado, a su equidad y sostenibilidad. Reconocimiento enfocado a las personas, ya sea en su calidad de ciudadanos o de trabajadores, públicos o privados, de los servicios.

 

Cada trimestre señalará los intentos serios de avanzar hacia la excelencia en la prestación de los servicios públicos de las principales ciudades y pueblos de España, y por el contrario, pondrá en la picota aquellos hechos que manifiesten degradación y mal desempeño del servicio. Para la selección se han estipulado cinco categorías: transporte público, suministro de agua, recogida de basuras, limpieza viaria y cuidado de parques y jardines.

 

En concreto, OSUR ha seleccionado a Valladolid por las numerosas incidencias que en los últimos seis meses, desde el cambio de operador a una nueva empresa municipal, ha registrado el servicio, provocando desde cortes en el suministro a muchos vecinos, hasta la inundación de espacios públicos como la estación de autobuses de la ciudad.

 

Para Ramiro Aurín, director general de OSUR, ”en Valladolid el servicio de abastecimiento de agua funcionaba perfectamente y a un precio óptimo. Al final de la concesión se podía hacer como en Zaragoza con el cuidado de jardines, mejorar el pliego y crear más y mejores herramientas de control para la nueva concesión, con un pliego que garantizara la sostenibilidad y mejora del servicio. En lugar de eso los equilibrios políticos en el pleno forzaron al alcalde a jugarse un servicio esencial para el ciudadano, resultando al cabo de seis meses que el derecho al agua ha estado cuestionado, de facto, durante más tiempo del razonable para muchos ciudadanos. Innecesariamente y por motivos políticos. Y las facturas del desaguisado las pagarán los vallisoletanos.

 

El I barómetro OSUR, en el que se mide la satisfacción de los servicios urbanos por parte de los ciudadanos, el suministro de agua satisfacía a un 71% de los encuestados, siendo el aspecto más valorado la buena gestión con ausencia de cortes y buena presión, con un 88%. La encuesta se realizó en junio, justo antes de que la gestión del suministro de agua pasara a manos del Ayuntamiento.

 

CIUDADES REFERENTES Y MUNICIPIOS CON CARENCIAS

 

En el lado positivo, entre otras ciudades han sido reconocidas: Pamplona, por la extraordinaria percepción que tienen sus habitantes de los servicios públicos municipales, detectada a través del barómetro OSUR y muy especialmente de la limpieza viaria; Alicante, ciudad que ha sido reconocida en dos apartados: el de transportes públicos por la implantación de un modelo de movilidad inteligente pensado para facilitar la vida al usuario, también en el apartado de suministro de aguas, por convertirse en un referente medioambiental en materia de regeneración y ahorro de agua en el uso municipal de la misma. También se ha destacado a Barcelona en este primer listado de buenas prácticas, por sus avances en la digitalización de sus servicios de agua, orientados a mejorar la experiencia del ciudadano con el servicio.

 

Respecto a los municipios donde se han detectado problemas, OSUR ha querido señalar, por un lado, las que se producen de forma bastante generalizada y que merecen una reflexión de medios y planificación, y por otro lado algún ejemplo palmario de desprecio a la excelencia en el servicio al ciudadano por prejuicios o intereses políticos.

 

Así, además de Valladolid, ha señalado a las ciudades de Palma de Mallorca y Málaga, por deficiencias en la planificación de la recogida de residuos y en la limpieza viaria, respectivamente.

 

También a la ciudad de Valencia, por carencias detectadas en el ámbito del transporte público, mientras que en Cádiz, el abandono de algunos parques y jardines de extramuros ha sido el motivo por el cual se sitúa entre los municipios con servicios deficientes.