Un informe dictamina que el Ayuntamiento de Valladolid puede acordar la reversión de la antigua Facultad de Ciencias

El terreno fue cedido gratuitamente al Estado en 1965 con la condición de que se destinara al fin objeto de la donación. 

El Ayuntamiento de Valladolid estaría facultado en la actualidad para, simplemente mediante acuerdo plenario, acordar la reversión de los casi 33.000 metros cuadrados de parcela que en 1965 fueron donados al Estado para la construcción de la Facultad de Ciencias, al haberse trasladado la misma al Campus Miguel Delibes y, por tanto, haber perdido el terreno la finalidad para la que fue cedido gratuitamente hace casi cincuenta años.

 

Así al menos lo dictamina el informe del abogado José Rodríguez-Monsalve, al que ha tenido acceso Europa Press y que ha analizado la situación en la que se encuentra la referida parcela y el viejo edificio hoy prácticamente en desuso.

 

El dictamen jurídico ha sido evacuado por el referido bufete de abogados en respuesta a una consulta del catedrático de Física Aplicada de la Universidad de Valladolid, José Luis Casanova, cuyo padre, José Casnova, fue Vicerrector de Economía de la UVA y uno de los principales impulsores del acuerdo en virtud del cual el Ayuntamiento vallisoletano aceptó donar la parcela sita en el antiguo Prado de La Magdalena ante la necesidad de lograr para la UVA una sección de Ciencias Físicas que completara la Facultad de Ciencias, donde hace casi 50 años sólo podía cursarse la Licenciatura de Ciencias Químicas.

 

UN DECRETO DE FRANCO

 

Fue revisando los papeles de su padre cuando José Luis Casanova dio con el decreto firmado por Franco -fue publicado en el BOE el 8 de marzo de 1965- y se percató de la posibilidad de que los casi 33.000 metros cuadrados de la antigua Facultad de Ciencias, inaugurada en 1969, y el edificio pudieran ser reclamados ahora por la institución cedente, en este caso el Ayuntamiento de Valladolid, por incumplimiento de una de las cláusulas que imponía destinarlos para ese fin durante al menos treinta años desde la cesión.

 

Ante ello, el catedrático puso los hechos el pasado día 10 de enero en conocimiento del vicerrector de Infraestructuras, Antonio Orduña, a fin de que la UVA evitara que en el futuro alguna corporación recordase que la cesión "se hizo para lo que se hizo" y pudiera reclamar la devolución de la parcela.

 

De forma paralela, solicitó un dictamen al despacho Rodríguez-Monsalve que tras estudiar la situación confirmó que, una vez analizada la normativa sujeta a la cesión -regulada por el Reglamento de Bienes de Entidades Locales de 1986- y la jurisprudencia del Tribunal Supremo, el Ayuntamiento de Valladolid estaría facultado para hacerse de nuevo con la propiedad del terreno y sus instalaciones.

 

De hecho, el informe advierte de que el Supremo, en virtud de una sentencia de 2006, estableció un cambio de posición respecto de los bienes cedidos gratuitamente por los ayuntamientos, llegando a la conclusión de que el transcurso del plazo de treinta años no libera al cesionario de su obligación de destinar los bienes cedidos al fin señalado en el acuerdo, sino que se encuentra obligado en todo momento a mantener el destino y las entidades locales podrán solicitar la reversión durante los cuatro años desde el cambio de destino.

 

EN EL PROGRAMA DEL PSOE

 

En este sentido, el presidente del Grupo Municipal Socialista, Óscar Puente, en declaraciones a Europa Press, ha recordado que su formación ya incluía en su programa electoral la recuperación del suelo y del edificio de la antigua Facultad de Ciencias y que incluso en el último 'pleno' celebrado en el Barrio del Hospital ya se analizó tal posibilidad para destinar la parcela a usos dotacionales. 

 

"Yo creo que al Ayuntamiento le va a costar entrar en conflicto con la UVA, pero si hubiera la posibilidad de reversión sería una opción muy interesante para la ciudad", ha indicado el político socialista, quien ha añadido que "está chupado" encontrar un uso alternativo a la parcela y el inmueble erigido sobre ella.

 

Éste, entre los distintos usos que podría darse al complejo educativo, ha apuntado incluso la posibilidad de convertir a la antigua Facultad de Ciencias en sede del demandado Campus de la Justicia, "pues es un espacio absolutamente central y con unas posibilidades tremendas".