Un hombre se enfrenta a 8 años de cárcel por vender 'speed' en un bar en el Parquesol Plaza

El bar que regentaba el hombre, detenido en el marco de la 'Operación F-1', era el 'Timberley'.

Fiscalía de Valladolid solicita una pena de ocho años de cárcel a F.R.A, quien en marzo del presente año regentaba el bar 'Timberley', sito en el Centro Comercial Parquesol Plaza, y que fue detenido en el marco de la 'Operación F-1' acusado de traficar con 'speed' en dicho establecimiento.

 

En su escrito de calificación provisional, el fiscal considera que los hechos son constitutivos de un delito contra la salud pública, con la agravante de haber sido realizada en un establecimiento público, y, amén de la referida pena privativa de libertad, solicita para el procesado el pago de una multa de 4.000 euros, según informaron fuentes jurídicas.

 

La operación policial concluyó el 16 de marzo con la detención del citado hostelero, de 44 años, después de haber montado un dispositivo de vigilancia sobre su domicilio, sito en la calle Loza, y alrededores. En ese inmueble se centraron inicialmente las pesquisas, fruto de las cuales se pudo comprobar que en las inmediaciones acudían personas a distintas horas, muchas de ellas conocidas consumidoras de droga.

 

Con posterioridad, se pudo observar que el detenido abría el bar de copas 'Timberly', en el Centro Comercial Parquesol Plaza, donde los viernes y sábados a partir de las 01.30 horas se registraba una gran afluencia de clientes que contactaba con el hostelero y, sin consumir en la barra, realizaba transacciones de sustancias de estupefacientes, siempre adoptando unas determinadas pautas como medidas de seguridad para, en lo posible, no ser detectados por la policía.

 

Por ello, el Grupo VIII de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Valladolid, dedicado específicamente a la erradicación de puntos negros de venta al 'menudeo' de sustancias estupefacientes y provisto de las correspondientes órdenes emitidas por la autoridad judicial, procedió a la entrada y al registro en el domicilio y bar del sospechoso  ante la posibilidad de que en ellos pudiera almacenar sustancias estupefacientes, principalmente 'speed'.

 

En el interior de ambos inmuebles los agentes se incautaron de 40 gramos de 'speed', 85 gramos de hachís, 300 gramos de sustancia de corte, 660 euros en efectivo, tres teléfonos móviles, un ordenador portátil y numerosos útiles e instrumentos para la elaboración de papelinas.