Un hombre con un perdigonazo y un corte con hacha se va de urgencias por tardar en atenderle

El herido acudió a Urgencias del Hospital Comarcal de Melilla y tras ser visto en la sala de triaje, se decidió que había otros casos más graves porque las heridas que presentaba "eran leves".

Un joven de 21 años de Melilla acudió este viernes por la noche sobre las 22,00 horas por sus propios medios a Urgencias del Comarcal donde señaló que presentaba un disparo de perdigón en la frente y un corte en la mano con un hacha, y al ver que no era atendido inmediatamente al considerarse en la sala de triaje que sus "heridas eran leves" en comparación con otros pacientes y tras "armar un pequeño revuelo" en las dependencias sanitarias, decidió irse voluntariamente sin ser atendido.

 

Desde fuentes oficiales han confirmado a Europa Press que el herido acudió a Urgencias del Hospital Comarcal y tras ser visto en la sala de triaje --es el lugar donde el personal sanitario ve quién de los pacientes presentes tiene más necesidad de ser atendido con más rapidez por los médicos--, se decidió que había otros casos más graves porque las heridas que presentaba "eran leves".

 

Dichas fuentes han admitido que el herido "se puso nervioso" al ver que no lo atendían y tras armar "un pequeño revuelo", decidió irse del hospital sin que fuera atendido en dependencias sanitarias del Hospital Comarcal de Melilla de sus heridas en la frente y en una mano.

 

Los hechos que han provocado este suceso ocurrieron en el llamado "Barrio Hebreo", aunque no se conoce en qué circunstancias se produjo, si fruto de una pelea o de un ajuste de cuentas, y quién o quiénes han podido ser los autores porque no se descarta que hayan participado dos agresores contra el joven de 21 años.