Un fotógrafo de ABC es agredido en Valladolid por un grupo de jóvenes junto al Mercado del Val
Tribuna mini Saltar publicidad
Tribuna800x800 file
Cyl dots mini

Un fotógrafo de ABC es agredido en Valladolid por un grupo de jóvenes junto al Mercado del Val

Se encontraba trabajando en una hora cercana a las 22.00 de este jueves, fotografiando locales de hostelería próximos al cierre por las nuevas medidas de la Junta

Jueves, 5 de noviembre. Una hora cercana a las diez de la noche. Un fotógrafo de ABC Castilla y León se encuentra realizando diferentes instantáneas de locales de hostelería en la Plaza de la Rinconada, entre el Mercado del Val y el Ayuntamiento de Valladolid. La hora del toque de queda está cerca, y con ella la clausura de estos negocios hosteleros durante, al menos, dos semanas según las nuevas medidas anunciadas el pasado martes por la Junta.

 

De repente un grupo de chavales que se encontraba en estas terrazas se acerca al fotógrafo y le dicen que no puede realizar su labor e intentan arrebatarle la cámara. Lógicamente, él se niega en redondo y dice que esta no se toca. Y en ese momento, sin ningún tipo de motivo ni aviso, recibe una bofetada en la cara que le rompe las gafas. En medio del aturdimiento una joven consigue quitarle la cámara y la arroja por los aires.

 

Conclusión, una agresión gratuita al fotógrafo que supone unas gafas y un objetivo de su cámara roto, que según relata el propio protagonista significa una cantidad cercana a los 5.000 euros. “Lo que no te esperas para nada es que unos chavales de poco más de veinte años te agredan así, simplemente no estás preparado”, explica a TRIBUNA.

 

Rápidamente los transeúntes, muchos de ellos camino a casa por el toque de queda, avisan a la Policía que acude inmediatamente y detienen a uno de los agresores. De ahí las imágenes que pueden ver acompañando a esta noticia, cedidas por Antena3 Televisión, y en la que incluso se puede visualizar cómo durante unos segundos (minuto 1.59) el joven vuelve a encararse con el fotógrafo agredido antes de ser llevado al coche patrulla, habiéndose enfrentado segundos antes a la propia Policía.

 

“Me encuentro bien, apenas unos arañazos en las manos y todos los elementos rotos, pero es más el daño del material que otra cosa”, explica el fotógrafo, quien este viernes en torno a las diez de la mañana salía de comisaría de interponer la pertinente denuncia.

Uno de los jóvenes, que se marchó detenido tras la agresión.