Un equipo de la UVa constata que las poblaciones de topillos modulan el riesgo de tularemia en el medio agrario
Tribuna mini Saltar publicidad
800x800 file
Cyl dots mini
Poste izquierdo file

Un equipo de la UVa constata que las poblaciones de topillos modulan el riesgo de tularemia en el medio agrario

La revista internacional 'Frontiers in Veterinary Science' publica un artículo de estos profesionales en el que revisan los principales avances científicos

Un equipo de investigadores del Campus de la Universidad de Valladolid (UVa) en Palencia /iuFOR publicó junto con el CSIC y la Universidad de Aberdeen (Reino Unido) un artículo de revisión sobre la interacción entre los topillos y los brotes epidémicos de tularemia en zonas agrícolas de Castilla y León, y que constata que estas poblaciones modulan el riesgo de la enfermedad en el medio agrario. Entre las novedades se plantea la existencia de un único ciclo de circulación/transmisión de la tularemia (acuático y terrestre), y no separados, tal y como se pensaba hasta ahora.

 

El artículo se incluye en un número especial de la revista internacional 'Frontiers in Veterinary Science' y aborda los problemas de salud pública asociados a las invasiones de roedores que se alían ecológicamente con los humanos y ocupan cunetas, edificios, granjas y tierras de cultivo. En este caso, los investigadores han sintetizado una década de investigación ininterrumpida sobre la interacción ecológica entre las poblaciones cíclicas de topillos campesinos (Microtus arvalis) y las de la bacteria zoonótica Francisella tularensis (agente causal de la tularemia) en hábitats agrarios de la región de Tierra de Campos.

 

El trabajo ha sido liderado por la investigadora palentina Silvia Herrero Cófreces y revisa los principales avances científicos que son clave para definir estrategias de prevención y gestión de la tularemia en los medios agrarios.

 

Uno de estos avances ha sido la validación cuantitativa de la estrecha relación que existe entre las plagas periódicas de topillos y los brotes epidémicos de tularemia en humanos desde 1997, momento en el que esta enfermedad se considera de declaración obligatoria en España.

 

Más significativa aún ha sido la comprobación empírica de que la prevalencia de la enfermedad en los topillos (es decir, la proporción de animales infectados) aumenta positivamente con la densidad del roedor: esto es, cuantos más topillos hay en el medio, también hay más bacterias, poniendo de relieve el importante papel epidemiológico que juegan estos roedores como agentes amplificadores de enfermedades zoonóticas.

 

Durante la investigación se ha comprobado también que, en lugar de existir ciclos separados de circulación/transmisión de la enfermedad (acuático y terrestre), tal y como se planteaba de forma general hasta el momento, en las zonas castellanas con mayor incidencia de tularemia existen agentes epidemiológicos acuáticos y terrestres coexistiendo e interactuando en el espacio y el tiempo, lo cual sugiere un único ciclo de transmisión.

Poste derecho file