Cyl dots mini

Un efectivo Leganés castiga con exceso al Real Valladolid

LALIGA

Dos goles a balón parado en la primera parte, y un error de Masip cuando se preveía la remontada, dejaron noqueado al equipo pucelano que acabó con un abultada derrota por 2-4. 

REAL VALLADOLID: Masip, Nacho, Calero, Olivas, Antoñito; Villa, Alcaraz, Míchel, Verde; Ünal. También jugaron Cop, Suárez, Keko.

 

LEGANÉS: Cuéllar, Omeruo, Siovas, Nyom, Tarín, Silva; Rubén Pérez, Óscar, Vesga; En-Nesyri, Carrillo. También jugaron Rolán, Gumbau, El Zhar.

 

GOLES: 0-1, Siovas, 11'. 0-2, Óscar, 42'. 1-2, Villa, 49'. 1-3, Carrillo, 66'. 1-4, Carrillo, 75'. 2-4, Ünal, 93'.

 

ÁRBITRO: Medié Jiménez

 

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 14 en Primera División, disputado el 1 de diciembre de 2018 en el José Zorrilla ante 16.783 espectadores.

El Leganés ha impuesto un castigo excesivo al Real Valladolid. Los madrileños aprovecharon a balón parado para hacer mucho daño y obtener una ventaja cómoda, pero el Pucela reaccionó de maravilla en la segunda mitad. Sin embargo un error de Masip acabó con la esperanza local.

 

Un gol tempranero del Leganés condicionó el encuentro. Aún sin un dominador claro, y sin ocasiones evidentes, un centro de esquina rematado en el primer palo por Siovas supuso el 0-1 en el 11'. A partir de ahí sí, solo dominó el Real Valladolid, pero muy lejos de crear peligro real ante una defensa muy ordenada por parte de los madrileños.

 

La posesión no se traducía en ocasiones. Verde y Villa, por las bandas trataban de encender la mecha pero sin éxito. Los de Mauricio Pellegrino se mostraron sólidos atrás y no permitieron ninguna llegada clara, por lo que caían los minutos con esa renta mínima. Tampoco los visitantes inquietaban a Masip, más allá de un par de disparos lejanos.

 

El golpe llegó, de nuevo, a balón parado. Despejó la defensa el envío, pero Óscar -uno de los mejores visitantes- se adelantó a Verde en la frontal para chutar un balón que repelió Míchel. El jugador del Leganés estuvo hábil para cazar el rechace, de cabeza, y con Masip ya vencido, para convertirlo en el segundo. Corría el minuto 41 y el partido se ponía cuesta arriba para los blanquivioletas.

 

Sin embargo, la ambición del equipo local quedó demostrada en los primeros segundos del segundo periodo. Nacho puso el centro, Verde la templó al corazón del área, y Ünal remató de cabeza. Tan solo una intervención milagroasa de Cuéllar salvó al Leganés.

 

Y claro, llegó lo que tenía que llegar a tenor del dominio mostrado. En el minuto 49 un violento zurdazo de Nacho desde 29 metros fue repelido por el palo pero Toni Villa, desde el corazón del área, con el interior, acomó el pie para mandar el balón al fondo de la red.

 

La tromba ofensiva continuó. Con el partido absolutamente dominado (un tiro de Óscar fue el único bagaje visitante) por parte del Real Valladolid, el pasar de los minutos transcurría en torno al área del Leganés. Óscar Plano y Míchel probaron, y Verde dispuso de una falta lateral muy peligrosa en el 60', pero se topó con la barrera. 

 

Sergio González movió ficha e introdujo a Cop al terreno, por Alcaraz. Más pólvora para buscar, al menos el empate. Y en sus primeros segundos del croata ispuso de la primera, al contactar con un centro de Antoñito al que la defensa llegó a tiempo para desviar. 

 

No obstante el ímpetu ofensivo se traducía en mayor debilidad atrás, lo que intentó aprovechar el Leganés a la contra. Y, en cambio, el tercero visitante llegó de la forma más inesperada: con un error de Masip. Un mal control del portero, con el pie, fue aprovechado por Carrillo para rematar dentro del área y hacer el 1-3. Extraño fallo de un guardameta que ha demostrado con creces su gran nivel a lo largo de esta temporada.

 

Fue un jarro de agua fría. Caía la noche, pero ese tercer gol fue realmente lo que oscureció el partido para el Real Valladolid, que quedó noqueado sobre el césped. Quiso el Pucela, pero estaba out. En el 75' Carrillo aseguró la victoria con un remate de cabeza, desde dentro del área superando a Nacho, para hacer el 1-4. E incluso llegó el quinto, aunque fue bien anulado ya que Carrillo se apoyó en Antoñito para su remate.

 

En lo que restó de encuentro los blanquivioletas tuvieron alguna oportunidad, pero el partido se sabía sentenciado. Ünal, en el 93', maquilló con el 2-4. 

 

Con este resultado el Real Valladolid cae a la decimocuarta posición, con 17 puntos, y el Leganés aleja el descenso y se pone con 16. Este miércoles el fútbol regresa al José Zorrilla con el partido de vuelta de la Copa del Rey, ante el Mallorca.