Un desencuentro familiar originó la fuga de la joven de Cabezón

Elena Arcos Riesco.

El pasado 12 de mayo la joven Elena Arcos Riesco se marchó de su vivienda de Cabezón de Pisuerga. Tres semanas después apenas se tienen noticias de su paradero aunque su fuga se debe a un desencuentro familiar. 

La Guardia Civil recibió la denuncia por parte de la familia de Elena (16 años), aunque poco después de iniciar sus investigaciones calificó esta desaparición como de 'riesgo bajo' porque no corría peligro la vida de la joven.

 

El movimiento en las redes sociales ha sido continuo, pero apenas se tienen datos de su paradero. No hay avances oficiales en la investigación del caso, aunque según ha podido saber este periódico la desaparición o fuga de Elena Arcos de su domicilio se debe a un "desencuentro familiar"

 

La última vez fue vista en la madrugada del lunes 12, víspera de fiesta en Valladolid, cuando salió de su casa en la Avenida de Castilla y León (Cabezón de Pisuerga), con una bolsa de ropa, por lo que los investigadores supusieron desde el principio que se trataba de una salida planeada. No obstante, los padres aseguraban que no llevaba dinero ni teléfono móvil.

 

En el momento de su desaparición, Elena (1,70) vestía pantalón vaquero claro, camiseta rosa, sudadera negra y zapatillas deportivas blancas.