Un conductor ebrio derriba una farola en Valladolid

La Policía Municipal ha detectado en los últimos días un considerable número de conductores que dieron positivo por alcohol. Ayer viernes, uno incluso derribó una farola en la calle Plaza Rinconada, en el centro de la ciudad.

En fechas navidades el consumo de alcohol se hace frecuente. Por eso desde la Policía Municipal de Valladolid advierten con insistencia que si se va a conducir se aparque el alcohol para evitar accidentes, daños para el propio borracho y para otros conductores o peatones que se puedan cruzar en su camino.

 

En los últimos días el cuerpo de seguridad ha publicado varios casos de positivos por alcoholemia registrados en la ciudad. En la noche del jueves al viernes cuatro conductores dieron de más en el test, uno de ellos tras sufrir un accidente y dos al cometer alguna infracción.

 

Ayer viernes 23 de diciembre la Policía avisó de otro conductor ebrio, con una tasa superior a 0,60 mg/l de aire aspirado (cuando el máximo permitido es de 0,25), que derribó una farola en la calle Plaza Rinconada, la que va desde Poniente a la Bajada de la Libertad, por detrás del Ayuntamiento. Una infracción grave que se saldó, por fortuna, sin heridos.