Un centenar de personas defienden las pensiones mientras combaten el frío vallisoletano y el agua de los balcones

Manifestación en defensa de las pensiones públicas. J. MARTÍN
Ver album

A su paso por la calle Macías Picavea los manifestantes han recibido agua desde la ventana de una de las casas. La Policía ha intervenido en el domicilio.

Alrededor de un centenar de personas han combatido este sábado el frío vallisoletano para sumarse a una nueva movilización en defensa de las pensiones públicas, convocada por Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones.

 

El mercurio marcaba 5 grados cuando han respondido a la llamada los primeros "valientes", según se ha referido a los asistentes el portavoz de la Plataforma en Defensa de las Pensiones de Valladolid, Jesús Isabel. "Es de osados estar hoy en la calle cuando se auguraban nevadas", ha explicado a Europa Press el portavoz, quien ha lamentado que el frío influya en la convocatoria.

 

La manifestación ha discurrido con normalidad desde la Plaza Fuente Dorada hasta la calle Macías Picavea, momento en el que se ha arrojado agua desde una de las ventanas de un segundo piso al inicio de la calle. Agentes de la Policía Municipal y Nacional han intervenido ante el malestar de los manifestantes y viendo que los hechos no cesaban ya que se continuaba increpando desde el balcón del citado domicilio a los manifestantes.

 

Bajo el lema 'Gobierne quien gobierne las pensiones se defienden', los manifestantes han partido desde la plaza de Fuente Dorada para defender al unísono unas pensiones "dignas". Según ha explicado Jesús Isabel, seguirán en la calle porque lejos de garantizar el sistema público de pensiones, el Gobierno central "ha blanqueado la pizarra con cal".

 

En este sentido, ha acusado a la Ejecutiva de Pedro Sánchez de "dar un brochazo" al sistema de pensiones, aunque ha reconocido que el "salto" que ha supuesto el incremento del salario mínimo ha sido una "ayuda", ya que no es lo mismo cotizar sobre 700 que sobre 900 euros. No obstante, "las pensiones mínimas siguen siendo de miseria", afirma y reclama que ninguna prestación sea inferior a 1.080 euros.

 

Por otro lado, ha agregado, "es año electoral y nadie en el Congreso va a levantar la patita contra esas medidas", por lo que aboga por "esperar a ver qué ocurre en junio". "No queremos más parches, sino una solución en las pensiones", insiste y propone "cambiar de política para empezar a hablar de ingresos en lugar de gastos".

 

En lo que respecta al papel de los jóvenes, el portavoz de la plataforma vallisoletana ha recordado que están en juego las pensiones de "los que vienen detrás". Los jóvenes, asegura, están "despreocupados" debido a la "desinformación" y a lo "lejana" que parece la perspectiva.

 

"Si se ha aumentado la cotización hasta los 42 años y los jóvenes encadenan contratos basura, la pensión que les quede no será muy buena", augura y recuerda que "en el 2050, quien se jubile, lo hará con un 35 por ciento de la pensión".

 

La manifestación ha recorrido el centro de la ciudad y ha finalizado en la Plaza de la Fuente Dorada donde se ha dado lectura a un comunidado.