Un bar de Valladolid se reinventa con mini coctelería molecular y cócteles con pompas comestibles

La Passión, en la calle Ruiz Hernández, innova con un concepto basado en la cocina molecular de Ferrán Adriá

Marco Negroni, quien ya fuera protagonista en TRIBUNA hace apenas unos meses por su accidentado regreso a Valladolid desde Perú debido a la crisis sanitaria del coronavirus, lo tiene claro: innovar o morir. Y por eso ha decidido lanzar un nuevo concepto rompedor para su bar, La Passión, situado en la calle Ruiz Hernández.

 

La idea suena sencilla, pero no lo es tanto. Mini coctelería molecular y cócteles con pompas comestibles. Propuesta extraída del mismísimo Ferrán Adriá y que ahora llega a Valladolid. ¿Quiere saber cómo se elabora? Pulse el play.

La coctelería molecular de La Passión. JUAN POSTIGO