Un atraco en una sucursal de Arroyo en 2015 se esclarece con las pruebas de ADN de una prenda y el arma

El presunto autor huyó dejando una prenda y un arma, objetos a los que se les ha realizado un análisis de ADN  y que han falicitado la identificación del ahora detenido 

 

La Guardia Civil ha esclarecido un atraco cometido el 30 de junio de 2015 en una sucursal bancaria de la localidad vallisoletana de Arroyo de la Encomienda tras el análisis del ADN de una prenda recogida en el lugar de los hechos y la reseña del ahora detenido, M.A.V.A. varón de
61 años, por otro hecho que permitió detectar la coincidencia.

 

Según han informado fuentes del Instituto armado, los hechos se remontan al 30 de junio de 2015 cuando un hombre armado con un revolver entró en una sucursal bancaria de Arroyo y amenazó al único empleado de la entidad. Se trataba de un hombre de complexión delgada, de estatura media y con la cara tapada, que, en principio, habría actuado en solitario para sustraer el dinero de los dispensadores automáticos de la entidad.

 

El supuesto autor huyó a pie por diversas calles de la localidad de Arroyo de la Encomienda y al verse acorralado por el dispositivo policial montado en el instante del atraco, logró entrar a un garaje comunitario donde se despojó de parte de la ropa y del arma utilizada. Estos efectos fueron encontrados debajo de un vehículo del citado garaje y fueron enviados para su análisis al Laboratorio de Criminalística de la Guardia Civil.

 

Desde ese instante se inició la denominada 'Operación ATLANDER' y centró los esfuerzos en localizar posibles sospechosos en función de las imágenes de la sucursal y de las manifestaciones tanto de los trabajadores de la propia entidad como de vecinos de la localidad.

 

Según han explicado las mismas fuentes, el Laboratorio de Criminalística de la Guardia Civil realizó "continuos cotejos" de los perfiles de ADN extraídos de la ropa y del arma, un esfuerzo que dio sus frutos cuando dio positivo uno de cotejo tras la detención del autor y toma de muestras por otro hecho delictivo del autor.

 

El Departamento de Biología del Servicio de Criminalística de la Guardia Civil se ha encargado de los estudios de identificación genética mediante el análisis del ADN nuclear para la comparación de los perfiles dudosos encontrados en la escena de un hecho delictivo, con los perfiles en los que no hay duda de detenidos incluidos en diferentes bases de datos de ADN.

 

Según han recordado las mismas fuentes, el estudio del ADN se ha convertido en una "herramienta fundamental" en la resolución de "hechos delictivos de gran relevancia". El Servicio de Criminalística de la Benemérita también está compuesto por los departamentos de Balística, Biología, Grafística, Identificación, Ingeniería y Química.

Noticias relacionadas