Cyl dots mini

Un Atleti desatado también tumba al Mallorca

Los de Simeone consolidan la tercera posición con goles de Koke y Morata

FICHA TÉCNICA.
--RESULTADO: ATLÉTICO DE MADRID, 3 - MALLORCA, 0 (2-0, al descanso).

--ALINEACIONES.
ATLÉTICO DE MADRID: Oblak; Trippier, Giménez, Savic, Manu Sánchez (Lodi, min.62); Saúl (Thomas, min.80), Koke, Llorente, Carrasco (Vitolo, min.55); Joao Félix (Correa, min.55) y Morata (Diego Costa, min.62).

MALLORCA: Reina; Pozo, Sedlar, Raillo, Gámez (Joan Sastre, min.69); Baba (Chavarría, min.80), Febas (Salva Sevilla, min.58); Trajkovski (Lago Junior, min.57), Kubo, Dani Rodríguez; y Cucho (Abdón Prats, min.70).

--GOLES:
1-0, min.29, Morata, de penalti.

2-0, min.45+4, Morata.

3-0, min.78, Koke.

--ÁRBITRO: Alberola Rojas (C.Castellano-Manchego). Amonestó con tarjeta amarilla a Sedlar (min.26) en el Mallorca; y a Saúl (min.44) y Diego Costa (min.68) en el Atlético de Madrid.

--ESTADIO: Wanda Metropolitano.

El Atlético de Madrid sigue en estado de gracia tras conseguir su quinta victoria en las seis últimas jornadas después de tumbar al Mallorca (3-0) con un doblete de Morata y otro gol de Koke, que consolida la tercera posición de los colchoneros en la Liga Santander tras el partido que inauguró la jornada 34 del campeonato.

 

El equipo de Diego Pablo Simeone está de dulce, le sale todo y ya hasta encarrila los partidos en la primera parte, su gran déficit esta temporada. Dos goles de Morata echaron por tierra cualquier reacción de los mallorquines en un comienzo de partido que fue similar al que los rojiblancos protagonizaron en su visita al Levante.

 

La potencia de Marcos Llorente y el instinto de Koke, uno de los más destacados este viernes, fueron consolidando el dominio de un Atleti que desperdició buenas ocasiones en botas de Joao Félix. El portugués encontró bien los espacios y combinó con su habitual destreza, pero no estuvo certero en la definición. Hasta tres disparos se fueron al limbo.

 

Como réplica, los insulares se apoyaron en el talento de Takefusa Kubo. El joven japonés, cedido por el Real Madrid, fue el mejor del Mallorca y comprometió a la zaga colchonera en más de una ocasión. La más clara llegó cuando el Atleti ya tenía el 1-0 en el bolsillo tras un penalti que tuvo que repetirse por una acción controvertida.

 

Sedlar derribó a Morata con claridad y el propio delantero se encargó de lanzar la pena máxima. Reina tiró de reflejos y detuvo el disparo, sin embargo, el árbitro mandó repetirlo porque varios defensas del Mallorca pisaron el área antes que de Morata golpease el balón. En el segundo intento, el delantero colchonero no falló.

 

Y antes del descanso, cuando más duele -sobre todo por el buen hacer de los bermellones- llegó el 2-0 que mató el partido. Koke creyó en un balón sin dueño, lo luchó y habilitó a Llorente en la línea de fondo. El sprint fue maravilloso, como si se hubiese cogido una moto, y éste sirvió a Morata el gol a puerta vacía.

 

El centrocampista madrileño, héroe de Anfield, sigue un escalón por encima del resto, así lo demuestra en cada partido tras el confinamiento. Su estado anímico y su confianza son el mejor rédito de los de Simeone. La velocidad y la profundidad al borde del descanso se transformaron en el primer doblete de Morata en la temporada, el undécimo gol del curso.

 

MENSAJE A SEVILLA Y VILLARREAL

El Atlético mira de reojo al Sevilla, a cinco puntos con un partido menos, y al Villarreal -que aprieta fuerte, aunque esté a ocho-, pero lo hace sin remilgos, como este viernes, mandando un mensaje de seguridad y contundencia.

 

En la segunda parte rebajó el ritmo, pero se mostró muy a gusto defendiendo sin el balón. Cuando tuvo que picar en el cuello de su rival, lo hizo. Lodi mandó un bonito chut al larguero y minutos después, a diez del final, Koke encontró el 3-0 en un disparo desde la frontal. El balón rozó a Joan Sastre, que confundió a Reina. El partido murió con esa acción y frena a un Mallorca que llegaba a la capital de España esperanzado por su goleada en la última jornada.

 

El Atleti sigue definiendo una trayectoria casi impecable -dos empates y cinco victorias- y afila las uñas para afrontar en agosto el asalto a la 'Champions'. Todo pinta muy bien para los de Simeone en este extraño final de temporada.