Un ataúd que iba a Valladolid termina en un pueblo de Cáceres por una confusión de la funeraria

El vallisoletano cementerio de El Carmen

Una funeraria madrileña intercambió cuerpos y mandó al fallecido que iba a ser enterrado en Cáceres a Valladolid y viceversa

Dos coches fúnebres, dos entierros en localidades separadas por cientos de kilómetros. Uno en una localidad de Cáceres y el otro en Valladolid. Hasta ahí todo dentro de la normalidad rutinaria, si no llega a ser por un intercambio de cuerpos por error.

 

Lo que parece inexplicable que pueda ocurrir más allá de la ficción humorística, se ha dado este martes. La funeraria madrileña que se encargaba de transportar los cuerpos se confundió y mandó al fallecido que iba a ser enterrado en la localidad cacereña a Valladolid y respectivamente hizo lo mismo con el cuerpo que tendría que ser llevado a la capital vallisoletana. 

 

En una de las paradas que el coche funerario hizo destino a Extremadura, alguien se dio cuenta de que el cuerpo no era el de un hombre que debía ser enterrado en aquellas tierras. Tras contactar con la sede de Madrid, se confirmó que el ataúd había sido enviado a Valladolid.

 

Según informa el diario extremeño 'Hoy', ambos coches fúnebres no tuvieron más remedio que intercambiar los cuerpos en Navalmoral de la Mata y emprender el destino correcto... con el cuerpo correcto.