UGT avisa en Valladolid de que si no hay mayoría clara generará un "espacio" para que los ciudadanos exijan responsabilidad

Así lo ha expresado el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, en el marco de la tercera Asamblea Confederal.

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha avisado de que si de las próximas elecciones del 10 de noviembre no sale una mayoría clara que permita un gobierno y llevar a cabo las políticas necesarias para los ciudadanos se buscará un "espacio" para poder exigir a los partidos "responsabilidad", terminar con el "bloqueo" y el cumplimiento de sus programas.

 

Álvarez se ha expresado así en el marco de la tercera Asamblea Confederal que se desarrolla en Valladolid, la cual ha asegurado que pretende ser una "exigencia" de que se cumplan las cuestiones que el sindicato considera necesarias para la ciudadanía y que pasan, entre otras, por la derogación de las reformas laborales, la recuperación de derechos y la búsqueda del "equilibrio" desde el punto de vista social.

 

El secretario general de UGT, que ha estado acompañado por su homólogo en Castilla y León, Faustino Temprano, y el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ha explicado que este encuentro, al que han asistido cerca de 2.400 sindicalistas de toda España, suele celebrarse en marzo todos los años, pero en esta ocasión se decidió hacerlo en octubre, como "inocentes", pensando que habría gobierno y se podrían poner encima de la mesa las políticas que quieren que se desarrollen y empezar a recuperar derechos.

 

Sin embargo, la asamblea se celebra con unas elecciones generales convocadas y la perspectiva de qué pasará el 10 de noviembre y ha asegurado que el sindicato tiene "muy claro" su compromiso con los trabajadores, los desempleados y los ciudadanos que no llegan a final de mes. "Vamos a trabajar día y noche para conseguir cambiar las cosas tal y como están en nuestro país", ha asegurado.

 

Así, Álvarez ha advertido a los partidos políticos de que los ciudadanos del país "no pueden esperar más" y hay "mucha gente que duerme en la calle entre cartones y por la mañana va a trabajar", por lo que ve "absolutamente necesario" derogar las reformas laborales porque si no es imposible desarrollar una acción sindical eficaz, que llegue a los trabajadores y sea instrumento de reparto de la riqueza, algo que ha reclamado tras ocho años de crecimiento, algo que se hace por la vía de aumento salarial y los impuestos.

 

Por ello, ha abogado por acabar con la "rebaja permanente" de impuestos en la que se ha sumido el país y empezar a dar a los ciudadanos servicios porque estas prácticas llevan a cerrar ambulatorios, consultas médicas, no poder mejorar la educación o atender en las universidades a todas aquellas personas que tienen capacidad para ir, pero también tienen como consecuencia que haya mayores que no cobran las prestaciones que les corresponden porque no hay recursos públicos.

 

"Esta asamblea va a ser una exigencia a los políticos, a los responsables de los partidos que se presentan a estas elecciones de que esto pueda ser una realidad después del 10 de noviembre", ha aseverado.

 

ESPACIO PARA EXIGIR

 

En este sentido, ha advertido de que si el 10 de noviembre si no hay una "mayoría clara" que forme gobierno, un "camino claro" que genere un programa que dé solución a los problemas de los ciudadanos no se quedarán esperando a que se convoquen otras elecciones, sino que se generará un "espacio" en el que la ciudadanía pueda participar y exigir que se acabe esta "situación de bloqueo" que vive el país, que se tenga un gobierno que pueda atender las demandas de los ciudadanos y en definitiva "salir de esta situación de miseria y penuria en la que viven muchos ciudadanos del país".

 

Álvarez ha aclarado que no se piensa en una huelga general, sino un "espacio", que permita que mucha gente, tanto trabajadores como desempleados, jubilados como jóvenes, y no sólo UGT, sino "muchas más organizaciones" puedan convocar manifestaciones o concentraciones para que los responsables políticos sepan que tienen que "acordar".

 

El secretario general de UGT ha pedido a la gente que vaya a votar, pero además que tengan la seguridad de que su voto va a haber que empezar a "defenderlo" al día siguiente, es decir, exigir responsabilidad y que los partidos cumplan sus programas porque "no tiene sentido" que al día siguiente de unas elecciones, "en aras a no se qué historia", se diga que se va a una "gran suma" de partidos políticos diferentes que "priven" de que se puedan desarrollar los programas que se han votado.

 

En cuanto a una posible gran coalición del PSOE con la derecha, cree que si el resultado es similar al tenido, le parecería un "gran timo" y ha afirmado que no ve al PP subiendo el Salario Mínimo Interprofesional en 2020 a 1.000 euros, que es lo que van a exigir, pero tampoco llevando a cabo la derogación de las reformas laborales.

 

"Si hay una gran mayoría de ciudadanos que ha votado por estas políticas no me parece razonable que el Parlamento tome una decisión que vulnere esos cambios que creo que son de decencia democrática en este momento en el país", ha añadido.

 

Álvarez ha afirmado sentir "vergüenza" cuando algunas noches sale y ve que en las ciudades hay decenas de personas, que pueden ser miles si se suman todas, "que están durmiendo entre cartones y que muchas de ellas al día siguiente tienen que levantarse porque tienen un trabajo de miseria, les contratan por cuatro horas y trabajan ocho y les pagan 300, 400 o 500 euros" y ha pedido "poner fin a esa situación".

 

Para ello, cree necesario un Gobierno que no dé soporte a las políticas que se han desarrollado hasta ahora, que llegan como consecuencia de la situación de crisis que ha vivido el país.