UCCL denuncia la "flagrante injusticia" de una multa de 9.900 euros a un ganadero por un vertido de purines en Santa Eufemia de Arroyo
Tribuna mini Saltar publicidad
2 file
Cyl dots mini

UCCL denuncia la "flagrante injusticia" de una multa de 9.900 euros a un ganadero por un vertido de purines en Santa Eufemia de Arroyo

Santa Eufemia de Arroyo. STREET VIEW

El sindicato considera totalmente desproporcionado que, durante cinco meses del año, se prohíba que los profesionales agrarios, puedan aplicar purín o estiércol sobre sus parcelas. 

UCCL denunció este lunes la "flagrante injusticia" e "indefensión" de la Diputación y el Ayuntamiento de Santa Eufemia de Arroyo (Valladolid) a un ganadero multado con 9.900 euros por un vertido de purines en julio de 2018. Esto par el sindicato es "totalmente desproporcionado".

 

En un comunicado, el sindicato indicó que el Ayuntamiento de Santa Eufemia del Arroyo es uno de los pocos municipios de la provincia de Valladolid que cuenta con una Ordenanza Reguladora del vertido de purines, estiércoles y otros residuos procedentes de fuentes de origen agrícola y ganadero, que contempla fechas mucho más restrictivas que el Decreto de 2018, que establece las condiciones ambientales mínimas para las actividades o instalaciones ganaderas en Castilla y León.

 

El Decreto recomienda que no se aplique purín los sábados, domingos o vísperas de festivo, y otorga a los ayuntamientos protestad para modificar estas fechas mediante ordenanzas municipales. Esto es, según UCCL, lo que ha aprovechado el Ayuntamiento de Santa Eufemia de Arroyo para prohibir la aplicación de purines y estiércoles de mayo a septiembre, un periodo "excesivamente abusivo".

 

El sindicato consideró totalmente desproporcionado que, durante cinco meses del año, se prohíba que los profesionales agrarios, puedan aplicar purín o estiércol sobre sus parcelas. Además, recordó que en ocasiones los ganaderos no tienen más remedio que aplicar purines sobre las parcelas, porque las balsas de purín tienen una cierta capacidad, que no pueden sobrepasar. 

 

Por otro lado, recordó que los agricultores y ganaderos son los que dan de comer a toda la población del medio rural, aunque en verano se llene de “urbanitas”, lo que agregó no significa que no pueda compatibilizarse ambas actuaciones. "El estiércol y los purines son subproductos ganaderos que, utilizados de manera adecuada generan grandes beneficios al sector productor de alimentos, aunque en ocasiones pueden generar malos olores, no es posible que esto suponga una multa de 9.900 euros". 

 

Además, expuso que el expediente de sanción, interpuesto por el Ayuntamiento de Santa Eufemia del Arroyo a un agricultor-ganadero con la participación de técnicos de la Diputación, ha ocasionado el desembolso de 9.900 euros a un producto, cuenta "con graves irregularidades". 

 

Por un lado, de las parcelas que le denuncia algunas no es el titular ni las labra. En segundo lugar la realización del análisis de suelos, se realizó sin avisarle, para estar presente con animadversión ante el ganadero, en el expediente no aparece la parcela de donde se tomó la muestra, dicha muestra se recogió por un técnico de la Administración el 1 de octubre de 2018, periodo legal habilitado para echar purines.