Tus pies y el verano: 13 trucos infalibles para cuidarlos

Pies

Como en verano  los pies van a estar al aire libre hay que incidir en el cuidado de la piel de los mismos, así como en el de las uñas.

El calor sofocante del verano no es el amigo ideal de los pies, a los que con frecuencia se descuida, además, con calzado por apropiado que los expone a todo tipo de posibles problemas que pueden generar ampollas, callosidades, sudoración excesiva, talones agrietados u otras patologías, como infecciones u hongos. Estos son son los principales trucos o consejos a seguir para cuidar nuestros pies en la estación estival. 

 

1- En primer lugar de que las cremas hidratantes de pies en sí no hidratan sino que su función es la de retener el agua de la piel del pie. Las cremas no hidratan. Evitan la deshidratación del agua de nuestra piel y para eso aíslan. Por eso, cuando se sacan al aire los pies estos se secan. indica. Se aconseja que el momento de darse la crema en el pie es justo antes de salir a la calle, para evitar esa deshidratación de la piel con el contacto con el aire, y no por la noche.

 

2- Cuanto mejor sea la crema más horas durará su efecto en la piel del pie. Por eso se recomienda la compra de cremas específicas, descartando totalmente el uso de las cremas corporales para los pies. 

 

3- Cuanto más cuidada esté la piel del pie al exponerla, más se evitará la entrada de microorganismos. Cuando se tienen grietas y esa piel está erosionada representa una vía de entrada de virus, bacteria y hongos. La piel es una película muy aislante, por eso al ser muy aislante nos evita del contagio.

 

4 - Evitar tocar nuestra piel con elementos erosionantes como pinzas, cuchillas y limas porque si se hace una herida se favorece la entrada de microorganismos. 

 

5- Vigilar los cristales del suelo. El virus de la verruga está en la tierra o en la playa, y si nos cortamos con un cristal que lo tenga nos podemos contagiar.

 

 6 - No andar descalzo por la casa si se tienen mascotas.

 

7- En cuanto al calzado, ahora que las personas intenta llevar chancletas o sandalias, se invita a que éstas sean lo más estables posible, cuanto más sujetas mejor, sobre todo por detrás, con el objetivo de reducir el riesgo de caídas. Aquí destaca también la conveniencia de que éstas no sean planas del todo.

 

8- Importante a su juicio también es sugerir que las personas mayores no anden por la playa descalzos, al tenerlos deformados e ir aplanándose con los años, ni tampoco las personas que presenten el pie plano. 

 

9- Sobre los esmaltes permanentes, no son la mejor opción, a pesar de que sean lo más cómodo, porque las uñas son muy transpirables y al colocarse el esmalte permanente puede provocar la aparición de hongos.

 

10- No toda uña fea o una uña que aparentemente tenga una mancha o esté hueca significa que esté enferma por hongos. Es importantísimo que se visite al podólogo para saber qué le sucede a nuestra uña. Por sí mismo nadie es capaz de saberlo y no significa el tener la uña fea o con otra coloración el que se tenga hongos.

 

11- La piedra pómez se puede utilizar. Pero hay que saber que este tipo de lijas no quitan las durezas. Lamentablemente se gasta mucho dinero en ellas, pero son inútiles. Las durezas sólo se quitan con un material cortante que emplean los podólogos.
 

12- Sobre la sudoración: evitar zapatos y las zapatillas fabricadas en polipiel y llevar calzado transpirable. 

 

13- El mal olor en los pies se da cuando ya hay bacterias. Si sólo hay sudor no hay olor, pero cuando hay bacterias o hongos hay que tratarlo con medicación en formato crema, y siempre recetado por podólogos.