Tres detenidos y tres investigados por el robo con fuerza en varias viviendas de Valladolid, Segovia y Zamora

La Guardia Civil examina en material rescatado. G.C.

La banda se asentó en la localidad vallisoletana de Medina del Campo y la colaboración ciudadana ha sido clave para efectuar las detenciones.

La Guardia Civil de Valladolid ha desarticulado una "peligrosa organización criminal" especializada en el robo con fuerza en viviendas unifamiliares de las provincias de Valladolid, Segovia y Zamora a través de la operación 'Buscui' que se ha saldado con la detención de tres personas y con la investigación a otras tres, todas ellas de nacionalidad rumana y con edades comprendidas entre los 18 y los 40 años.

 

En total, la Guardia Civil ha podido esclarecer doce robos con fuerza y hallar durante los registros domiciliarios móviles, joyas y dinero procedentes de los robos en las tres provincias.

 

Según ha informado el Instituto armado, la operación comenzó tras detectarse una serie de robos en viviendas unifamiliares cometidos con mismo 'modus operandi' por lo que se intensificaron controles y gestiones de investigación que permitieron detectar el asentamiento en la zona de Medina del Campo de una "peligrosa organización criminal" dedicada principalmente al robo con fuerza en el interior de viviendas.

 

Durante las investigaciones realizadas por los agentes desde finales de 2018, se consiguió acreditar la presencia de esta organización e identificar plenamente a sus integrantes. Según sus datos, estaba formada por, al menos, siete personas residentes en Medina del Campo que "de forma reiterada e itinerante" cometían este tipo de delitos en distintos municipios de Valladolid, Segovia y Zamora lo que causó una "gran alarma social" y una "importante sensación de inseguridad" en los vecinos de la zona.

 

La mayoría de los robos se cometían en horario vespertino cuando los autores aprovechaban que las familias, "previamente vigiladas", salían a realizar sus actividades habituales diarias, por lo que se beneficiaban así de la ausencia de moradores en los domicilios. "De esta manera, podían llevar a cabo los ilícitos penales con la seguridad de que no iban a encontrar oposición por parte de los residentes en las viviendas", han explicado desde la Guardia Civil.

 

Según han precisado las mismas fuentes, de la "multitud de gestiones" practicadas durante los meses de investigación se pudo constatar que los miembros de la organización efectuaban varios robos en una misma tarde al tiempo que vigilaban "e, incluso, controlaban" otros
domicilios que serían objeto del mismo hecho delictivo a posteriori. Principalmente, trataban de llevarse dinero en metálico, teléfonos móviles, y sobre todo, productos de joyería que, según los cálculos de la Guardia Civil, podrían superar los 10.000 euros.

 

La Guardia Civil ha explicado que esta organización criminal estaba "perfectamente jerarquizada" y tenía los roles "muy bien definidos" ya que existían dos cabecillas que decidían quién salía a robar (normalmente en grupos de cuatro a cinco personas), los vehículos que tenían que llevar, las zonas de actuación y el reparto de las ganancias.

 

Además, tenían un "amplio conocimiento" de la metodología policial en cuanto a las vigilancias por lo que tomaban "grandes medidas de seguridad" para evitar ser seguidos. Para ello, contaban con personas que daban el aviso cuando detectaban la presencia policial en su zona de residencia.

 

Los investigadores, tras reunir indicios suficientes y con la correspondiente autorización judicial, llevaron a cabo dos registros domiciliarios ubicados en las localidades de Medina del Campo y lograron recuperar varios teléfonos, piezas de joyería y dinero en efectivo.

 

"Con esta operación se da por desmantelada una importante estructura criminal en la que se ha logrado esclarecer 12 robos", han resumido las mismas fuentes que no descartan la implicación de este grupo en otros hechos delictivos de la comarca aún en investigación ni robos en otras zonas de acción u otros posibles autores. La Guardia Civil ha asegurado que la colaboración ciudadana ha sido "indispensable" en el esclarecimiento de estos robos al aportar los datos que dieron comienzo a las primeras investigaciones.

 

Esta operación ha sido desarrollada por agentes pertenecientes al Área de Patrimonio de la Policía Judicial de Valladolid y los detenidos pasaron a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de Valladolid.